sábado, septiembre 26, 2009

Una Fila de Hormigas



Cuántas veces caminamos por la vida, ensimismados en nuestros pensamientos, sin darnos la oportunidad de alzar la vida al cielo y observar cómo segundo a segundo cambian de lugar y de forma las nubes, como aparecen y desaparecen colores indescriptibles y hermosos.
Platicamos con los demás pero no siempre nos damos cuenta si están tristes, si tienen algún problema, si están bien. Vemos a muchas personas en las calles, en el autobús, en las tiendas, pero los consideramos tan ajenos, tan lejanos.
Conducimos nuestro auto por las mismas calles una y otra vez, pero casi nunca observamos cómo van creciendo los árboles, cuando aparecen las flores, cuando nacen las hojas en primavera y luego se caen en otoño. Pocas veces observamos la vida ser.
Ayer me trasladaba a una cita, pensando en una y mil cosas, y de pronto un atasco en el tránsito que desemboca en el ineficiente complejo vial Gonzalitos me permitió observar una fila de hormigas en la banqueta, larga, interminable.
Ajenas a los autos detenidos en la calle, se dirigían quizás a buscar refugio de la lluvia que presentían, o tal vez hacia alguna fuente de alimento que alguna de ellas descubrió. Se notaba que trabajaban organizadas, todas unidas por un mismo objetivo.
Sin saber muy bien por qué, esta visión me alegró, me hizo cantar la canción que escuchaba en el radio y despejó mi cansancio y fastidio. Me dio ánimos para avanzar un poco más, sólo un poco más.

5 comentarios:

  1. Ojalá fuesemos como esos insectitos, mas cooperativos y las cosas cambiarian en serio !!!

    un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Yo casi siempre pongo atencion a mis alrededores, he escrito mucho de cuando llega el otoño y se caen las hojas, de cuando vuelve la primavera y todo reverdese, y es que por aca eso es muy notorio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Es cierto lo que dices, son unos momentos fugaces que nos damos cuenta de que bonito se ven los colores del cielo o, que pensara la persona que va al lado, siempre vamos ensimismados en nosotros mismos en las cosas por hacer, en llegar a casa, es inevitable vivimos tan rapido.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. que tal con la comparativa. Siempre Gonzalitos, hasta el nombre lo tiene de desesperación jaja: Ay ese Gonzalitos¡¡¡

    Me encanta ver a las hormigas.

    ResponderEliminar
  5. Fascinante elbibis,

    El levantar la vista de ves en cuando, detenernos a escuchar, sentir el sonido , escuchar el viento, diferenciar los diferentes cielos que a diario tenemos... te pueden sorprender.

    A propósito de los mismo, sorprendente es el mundo de los insectos y es que, a veces no es envidiable ser tan organizados y casi perfectos? a las abejas las tengo en un altar.

    Salu2!

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts