viernes, noviembre 27, 2009

Como los Osos


Parece que me hubiera convertido en un oso que se cae de sueño al acercarse el invierno. En esta época del año, al salir del trabajo ya está oscuro y por alguna razón que no comprendo yo lo único que quiero hacer es llegar corriendo a mi casa, cenar y acostarme.
Tal vez debería ponerme a leer un poco, arreglar algunos documentos, ponerme en línea, quizá salir al cine o a visitar a alguien, pero lo cierto es que estos días prefiero dormir, dormir, dormir.
Hasta cierto punto admiro a ciertas personas para quienes la hora de salir del trabajo es la hora en que empieza la diversión, y se lanzan de aquí para allá a enfrascarse en mil actividades antes de irse a dormir, ya muy tarde. A veces me gustaría ser así pero la realidad es que en estas cosas reacciono como los animalitos, que se aquietan y descansan cuando ya no está el sol en el cielo.

2 comentarios:

  1. Ahyy es que no se antoja otra cosa, que estar calientito bajo las cobijas..
    saludos buen finde semana ¡¡

    ResponderEliminar
  2. me pasa lo mismo, quiero dormir y descansar mas cada día no se porque

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts