lunes, julio 05, 2010

Sopa de Coditos en La Gran Naranja

Me dicen que estas desafortunadas palabras utilizó una señora que se llama Ludwika Paleta para referirse a la tormenta que azotó a Monterrey el jueves pasado. Bendita ignorancia.
Ya muchos de ustedes conocerán detalles sobre la magnitud de los daños que ocasionó esta tormenta, así que no redundaré. Yo tengo la fortuna de estar bien y de que mi casa no sufrió daños, pero son muchos los hermanos que sufrieron pérdidas y terribles daños en sus propiedades, además de que también hubo pérdidas humanas que lamentar.
No me había podido conectar, pues el área donde vivo fue una de las más afectadas; en mi casa no hay servicio de agua, como en muchas otras áreas, mucho menos internet, cable ni telefonía fija. Todo esto a muchos nos hará ser más conscientes de lo que tenemos, y en consecuencia lo cuidaremos más.
Salir del municipio es toda una odisea, ya que varias avenidas importantes quedaron intransitables y el tránsito se está concentrando por las únicas que quedaron funcionales. Esta mañana tardé 3 horas en llegar al trabajo, cuando normalmente hago 20 minutos.
Ese día de la tormenta fue impresionante, la lluvia caía casi sin cesar y con una fuerza inusitada, por momentos el rugido del viento era ensordecedor. Yo había decidido no ir a la oficina y me encontraba trabajando en casa, pero al atardecer del miércoles se empezó a ir la luz varias veces hasta que de plano ya no volvió y tuve que suspender.
Había empezado a escuchar muchos ruidos que no distinguía, así que salí a dar una pequeña vuelta. Para mi gran sorpresa, un arroyo que venía del cerro corría por la parte de atrás de nuestras casas y amenazaba con ganar terreno y consecuentemente derribar nuestras bardas traseras (lo que afortunadamente no sucedió).
Además, el viento derribó varias torres de electricidad que colocaron recientemente para las nuevas casas que planean construir ahí, justamente sobre el arroyo. Estos vendedores de casas son irresponsables, si ya hubieran estado construidas el agua se las hubiera llevado con toda seguridad.


Por poquito...

La cuestión del arroyo me inquietó sobremanera, estaba latente la posibilidad de que la creciente entrara a nuestras casas. Yo decidí que no valía la pena arriesgarse a presenciar más daños y en medio de una copiosa lluvia y vientos huracanados corrí a la colonia vecina para refugiarme en la casa de mi hermana y su familia. Chucho se fue conmigo, pero no pude llevarme a Chuki y a Bobi, aunque los dejé en lugar seguro para que estuvieran a salvo.
Hoy lunes sigue faltando agua en muchos sectores de La Gran Naranja. Trasladarse de un punto a otro de la ciudad es sencillamente agobiante. Pero tenemos que seguir adelante, cooperar todos para ayudar a los que están en una situación más difícil que la nuestra. Y "al mal tiempo, buena cara". No hay de otra.


Pasó en 1988 y volvió a pasar... la corriente del Río Santa Catarina barrió con el vado de la Av. Santa Bárbara.

8 comentarios:

  1. En todo lo que pueda ayudar desde aquí, estoy a tus órdenes Tocayo, ya sabes donde encontrarme.

    Me da pena que dejaste a tus perritos pero también que bueno que no les paso nada.


    Te dejo un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  2. desafortunadamente como dices compadre, existen muchas personas y constructoras sin escrupulos que costruyen y venden casas donde deveria de estar prhibido, pero bueno, que le vamos a hacer en medio de eso estan los millones de pesos que se pagan en "mordidas" a funcionarios corruptos.

    solo con el tiempo se vera si la leccion dejada por el Gilberto de 1988 y la de Alex en 2010 sirvio de algo para que la gente tome conciencia hurbana.

    saludos mi buen bibis y que bueno que no le paso nada.

    ResponderEliminar
  3. Tinisimo que bueno que todo salió bien.

    Fijate que aquí en el muni donde trab tenemos un sin numero de problemas con las constructoras, pues eso que estuvo a poco de pasarte si suele pasar, somos muy irrespetuosos con la naturaleza y olvidamos que el agua busca sus cauces.

    ResponderEliminar
  4. Ay wey, me dieron ganas de chillar la neta, que feo, y yo tan desconectado que estuve en estos dias que ni cuenta me di de nada, GOD BE WITH YOU, que todo vuelva pronto a la normalidad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Compadre disculpe a la señora Ludwika, estoy seguro que ella dijo eso por causa de la ignorancia, al igual que yo, también por no saber la magnitud de la catástrofe me puse a bromear de lo que yo pensaba era solo una pequeña inundación como las de siempre lo que le pasaba a Monterrey, pero estaba equivocado, ahora me arrepiento de haber bromeado al respecto.
    Yo creo que esta catástrofe supera a la de Gilberto por mucho, ya que cuando Gilberto en el 88 yo me encontraba de casualidad de visita en Monterrey y no estaba la situación tan mal como ahora.

    Reciban todos ustedes los regiomontanos mis mas sentidas condolencias por tantas perdidas, tanto humanas como materiales, pero sé muy bien que se repondrán, espero que esta vez el gobierno tome cartas en el asunto y corrija lo que tiene que ser corregido para que no pase de nuevo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias mis queridos amigos por sus buenos deseos. Aunque muchos estamos bien y nuestras casas no sufrieron daños de consideración, este es el momento para que ayudemos todos juntos a aquellos hermanos que poco tenían y ahora lo han perdido.

    ResponderEliminar
  7. Elbibis amigo, espero de todo corazón estes muy bien y si en algo directamente podemos apoyarte cuenta conmigo.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. lo que de esto es q Laura Bozzo esta aprovechando el pánico para usar a algunos para su programa y quedar como buena

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts