lunes, noviembre 12, 2012

Le Pétit Prince

Desde muy pequeño me ha gustado leer, es un pasatiempo que he cultivado durante toda la vida. Lamentablemente, muchos de ellos los leí apenas sin prestarles atención, especialmente en mis edades más tempranas, de modo que hay títulos que sé que leí pero de los cuales no puedo hablar porque no recuerdo ni una palabra. Uno de ellos fue El Principito. Quizá lo leí de muy niño, cuando no había desarrollado mis habilidades de concentración y abstracción de manera suficiente. Con el tiempo, he llegado a verlo una y otra vez en las librerías, he querido comprarlo pero luego lo dejo en el estante, pensando "ya lo leí". Ciertamente, pero no podía decir de qué se trataba. Hasta hoy. Esta tarde, aprovechando un lapso de esos raros en que no había mucho que hacer en la oficina, descargué una versión electrónica y me puse a leerlo. Quedé muy conmovido con la historia, y me hizo reflexionar mucho, especialmente cuando describe la manera de pensar de los adultos comparándola con la de los niños. Otro pasaje que me hizo reflexionar es cuando el Principito, evocando a la flor de su planeta, dice: "No supe entonces entender nada ! Debería haberla juzgado por los actos y no por las palabras. Me perfumaba y me iluminaba. Nunca debería haberme escapado ! Debería haber adivinado su ternura detrás de sus pobres artimañas. Las flores son tan contradictorias ! Pero yo era demasiado joven para saber amarla." ¿Cuántas veces no he querido a las personas tal como son?

1 comentario:

  1. Pues a mi me gusta, pero me aburre y derrepente tiene frases geniales.

    Sin duda un placer para almas como la tuya positiva y llena de vid, buscador incansable de la paz y el equilibrio.

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts