miércoles, enero 01, 2014

Blue Jasmine, con Todo el Sello de Woody Allen

Cómo me gustan las películas de Woody Allen. En mis años juveniles no me las perdía, pues me encantaban sus personajes terriblemente neuróticos, chiflados, histéricos, su humor negro, las escenas de humor involuntario, eternamente las calles de Manhattan y las incomparables Diane Keaton, Mia Farrow, Sissy Spacek .

Cómo disfruté Annie Hall, Hannah and Her Sisters, September, Radio Days, Alice, New York Stories, Interiors, Crimes and Misdemeanors, Zelig, Husbands and Wives, Manhattan Murder Mistery, Bullets over Broadway, Deconstructing Harry… vaya, apenas ahora que las menciono me doy cuenta de que verdaderamente fui un gran fan de Woody.

Luego dejé de serlo, quizás porque en general empecé a ir cada vez menos al cine. Pero este domingo pasado decidí ver una película que habían recomendado en el programa Qué Tal Fernanda: “Blue Jasmine”; sólo me enteré a grandes rasgos de la trama, de modo que hasta que estuve enfrente de la pantalla me di cuenta de que era una película de Woody Allen. Sonreí, anticipando que lo más probable era que me gustaría mucho la cinta.

Y efectivamente así fue. Qué personaje tan deliciosamente neurótico es Jasmine. Bueno, en realidad se llamaba Jeannette, pero ella misma se cambió el nombre porque “Jeannette” no era lo suficientemente sofisticado. Se trata de una socialité de altos vuelos, acostumbrada a vivir en una mansión en Nueva York , vestir lo más costoso y elegante en ropa y accesorios de grandes diseñadores, a dar fastuosas fiestas. Esposa de un astuto y seductor hombre de negocios, se daba la gran vida.

Pero de pronto se ve en la miseria total, y no le queda otra opción más que tomar un avión (en primera clase, por supuesto) hacia San Francisco, donde vive su pobretona hermana Ginger, quien le dará alojamiento mientras se “recupera”. Como es de esperarse, la vida en SF es absolutamente insoportable para Jasmine. Adoré su expresión de tremendo fastidio al estar escuchando las trivialidades que parloteaban Chili y Eddie, el amante de su hermana y un amigo de éste. Ellos deseaban hacerla sentir bien, pero no podían comprender que esa tarea era poco menos que imposible para ellos.

Si de por sí ya daba signos de no estar en sus cinco sentidos, pues había adquirido el hábito de hablar sola (excuse me, are you talking to me?) el hecho de convivir con su naca hermana, sus insoportablemente ordinarios amigos y sus hiperactivos hijos y tener que trabajar como recepcionista para un dentista acosador la ponen cada vez más cerca del colapso, y lo único que puede hacer para tratar de sentirse bien es recetarse fogonazo tras fogonazo de vodka, despacharse Xanax como si fueran dulces y ponerse a soñar con su antigua vida como miembro del jet set.
Pero no es posible seguir haciendo lo que ha hecho toda su vida: hacerse de la vista gorda, dejarse llevar. ¿O sí? Por momentos se ven sus ganas de salir adelante, pues intenta arduamente aprender computación para después estudiar un curso en línea… pero este es un camino muy difícil. Astuta, y sabiéndose poseedora de un exquisito gusto, pronto decide utilizar sus armas para buscar un hombre. Pero no alguno de los pelafustanes ante los que su ingenua hermana cae rendida. Tiene que ser un galán guapo, educado, refinado y sobre todo estúpidamente rico para que la pueda devolver a su vida de ensueño. A cuántas personas me recordó esta película, personas vanas, que no pueden hacer contacto con la realidad, adoradoras del dinero y de las marcas, que viven de apariencias y son más falsas que los políticos. Personas que no son personas.

3 comentarios:

  1. tendre que verla! de verdad le tngo ganas a la peli. :3. a mi woody allen se me hace irregular, por qu hay cintas que me gustan y otros que no tanto hehehe.
    te mando besos niño y un feliz añoi nuevo

    ResponderEliminar
  2. Tinisimo! se me paso esa pelicula, me confie que iba a estar mas tiempo en cartelera y sopas que la quitan. De Woody Allen me gusta mucho Interiors, no se porque, cuando la pasan en la TV me vuelvo a ganchar, si su fuerte son las relaciones interpersonales en todas sus peliculas. Dicen que la trama de Jazmine se parece a Un Tranvia Llamado Deseo, y por lo que cuentas creo que si se parece, la decadencia de "la alta"
    Esperare a que la pongan on demand.
    Saludos and Happy new year.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Pancho... esta película seguro que te va a gustar, es de las más digeribles. La tal Jasmine es tan neurótica que te va a atrapar. También te deseo un feliz año 2014, ¡besos y abrazos!

    León, esa película de Interiors jamás la volví a ver, pero por supuesto que me gustó mucho. Yo no he visto que la pongan en TV. Disfruta la de Jasmine cuando puedas y luego me comentas qué te pareció. Mis mejores deseos para este 2014.

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts