viernes, junio 06, 2008

Las Canciones de Mi Vida

La música y las canciones son una parte esencial de mi vida. Desde mis recuerdos más antiguos siempre ha estado presente alguna canción, como aquella de "Celoso", que cantaba yo a la tierna edad de 5 ó 6 años, allá por 1971 ó 1972, aún sin saber qué significaban las palabras. Tiempo más tarde se popularizó "Los hombres no deben llorar", de King Clave, y cómo me gustaba esa canción. En la primaria recuerdo que todas las mañanas nos formábamos militarmente en el patio, y cuando en los altavoces resonaba "El Sol Sale Para Todos", de Ricardo Ceratto, alegres marchábamos hacia nuestros salones de clases.
Otras canciones de mi infancia son "Puente de Piedra", de Los Chicanos, o aquella de "Espejismo de Amor", de Juanelo. Qué decir de "Mi Corazón es un Gitano", una de las primeras canciones de Lupita D'Alessio, o bien "Te Voy a Enseñar a Querer", de Manoella Torres. Ah, y recuerdo que cuando estaba en primero o segundo de primaria se escuchaba mucho "En un bosque, de la China, la chinita se perdió, como yo andaba perdido nos encontramos los dos...". Qué recuerdos.
También en mi infancia se escuchaba mucho a Los Terrícolas, Los Ángeles Negros, Los Bríos, Los Pasteles Verdes (vaya nombrecito, ¿eh?). Y por supuesto, Roberto Carlos. Y yo, siempre cantando, imaginando las historias que contaba cada canción, tratando de saber cómo era el gato triste y azul. "Mary es mi Amor" y "Te He Prometido", de Leo Dan, así como "Verónica" de Víctor Yturbe son canciones que siempre, siempre me han gustado y que inevitablemente me traen mucha nostalgia y un montón de recuerdos.
Por un incidente infortunado, en el que un adulto ignorante y estúpido se burló de mí cuando me vio cantar, casi toda mi vida reprimí mis deseos de cantar en alta voz. Pero de alguna manera el bloqueo desapareció hace apenas unos dos o tres años y un buen día empecé a cantar a todo pulmón y con mucho entusiasmo (aunque poca técnica) las canciones del grupo Duelo. Es así como decidí empezar a tomar clases de canto, y actualmente voy con un maestro los jueves y con otro los viernes. Por supuesto que "Mary es mi Amor" y "Verónica" fueron las primeras piezas de mi repertorio, pero también he cantado "Lo pasado, pasado", "Amada Amante", "Te He Prometido" y otras, siempre baladas. Mis compañeros me preguntan por qué no canto canciones rancheras, mexicanas, algo de lo nuestro, piensan que no me gustan. Sí, sí me gustan, pero no cualquier canción. Me gusta mucho el corrido "Laurita Garza", y aunque parezca increíble (pues todo mundo sabe que lo aborrezco), dos o tres temas de Vicente Fernández. Otras de mis favoritas son "Mi Destino fue Quererte", de Flor Silvestre, "A Medias de la Noche", de Lucha Villa, las canciones rancheras que cantó Lucía Méndez en su primer disco, como "Por un Amor", "¿Por qué me haces llorar?", "Si Pudieras Ver", "Siempre Estoy Pensando en Ti".
Quienes me conocen saben que no me gusta el mariachi. Nunca he sabido por qué. Tal vez me parece muy imponente, altamente sonoro, con una gran mexicanidad muy difícil de asimilar para mí, igual que el tequila. Creo que lo tomo con mucho más respeto que la mayoría de la gente, y es por eso que no me gusta más que para ocasiones muy especiales. No hay nada que me disguste más que escuchar la estúpida canción "El Mariachi Loco", y ver a los mariachis abandonar su gallarda figura bailando este bodrio. Pero ya que hablamos de mariachi, para mí, el mejor tema mexicano con mariachi es sin duda "Mi Ciudad", de Guadalupe Trigo. La letra y la música son de un gran sentimiento y amor por nuestro México.

Isela

Hace unos días encontré en Internet una canción muy hermosa y muy creativa, que se llama Isela, del mexicano Mauricio Días "El Hueso". La grabé en un CD y se la obsequié a Isela, un pequeño detalle para celebrar todas esas cosas que tenemos en común, todos esos momentos compartidos, que no han terminado sino que seguirán para siempre. Siempre estaré contigo, Isela.

Hice la tarea de darme en tus manos
y se la llevó un viento polar
icé la bandera de un sueño a tu lado
y sé la razón por la que no vendrás
Hice la palabra rendirse a tu paso
y se lastimó de olvido en la voz
Hice la ilusión de escuchar que te falto
y sé la canción de saber no ser yo
Hice laberintos de luna en tu calle
y celas el sitio al que no, no llegaré
hice la batalla y la perdí, Isela
hice la batalla y te perdi, Isela

Hice la tarea del agua en tus manos
y se la robó la envidia del mar
icé la bandera de un cielo en tu espacio
y sé las razones de nuevo y de más
Hice las palabras juntarse en tu nombre
y se lastimó de oirlas mi voz
y sé la ilusión de alumbrarte en la noche
y sé la canción de saber no ser yo
Hice laberintos de luna en tu calle
y celas el aire al que no aspiraré
Hice la batalla y la perdí, Isela
Hice la batalla y te perdí, Isela
Hice la batalla y me perdí, Isela

http://mx.geocities.com/stukov_blizzard/musical/Isela/isela.html

1 comentario:

  1. Hola Tino. Muy bueno tu blog, estare atento a mas anecdotas divertidas.
    Hoy domingo preparandome para una semana de mucho trabajo.

    saludos
    Héctor G

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts