lunes, octubre 27, 2008

Torbellino


Este sí que fue un fin de semana muy movido, con muchas actividades. Para empezar, el sábado reanudé mi estudio semanal con Kelsang Sangden, y tuve oportunidad de escuchar nuevamente la enseñanza de la meditación sobre la muerte. Al terminar acepté la invitación para asistir al departamento de Lalo, donde tuvo lugar una ceremonia especial de ofrenda en honor de Ye Tsongkapa. Fue algo muy singular, con puya, ofrenda y otros aspectos que ya describiré más adelante.
Estando allá, en un departamento trepado casi casi en Chipinque, pude disfrutar una hermosa, qué digo hermosa, espectacular vista de todo Monterrey. Qué maravilloso sería vivir ahí, y cenar todas las noches con esa estupenda vista, abrir la ventana y aspirar el aroma de los pinos. O sentarse un rato en la pequeña terraza, a contemplar el mundo allá abajo.
Ayer me reuní con Lola y su familia en el Parque Fundidora, lugar que eligieron para sacar de paseo a mi sobrina Lina, quien esta de visita desde su natal Chiapas. Pasamos un rato muy agradable en este parque que para mí está a la altura de las mejores ciudades del mundo, y se nos ocurrió que deberíamos reunirnos allí más seguido, es un punto céntrico y ahí podríamos coincidir quienes vivimos en las orillas de la ciudad.
Ellos tuvieron que irse, así que yo me encaminé a ver la exposición de Gabriel Figueroa. Había muy bonitas fotografías, pero ninguna de las que yo esperaba: las de la película Los Olvidados. Oh, decepción.
A la exposición de Teotihuacán sólo entré de pasada... ya he ido a demasiadas exposiciones de este tipo. Continué mi camino y llegué a la exposición de artesanías, pues tenía intención de comprarme una camisa de manta con algún bordado discreto y bonito.
Sí encontré una, pero la traía puesta el joven que atendía el puesto. Recorrí el foro esperando encontrar una como esa, que me había encantado, pero nada. Así que regresé y le dije al hombre este que quería esa camisa que traía puesta. Se quedó estupefacto, pero le insistí y siendo comerciante tuvo que ceder. Yo conseguí una camisa que me gustó mucho, me quedó a la perfección y me salió más barata porque no era totalmente nueva.
Ya estaba cansado, pero todavía tenía que ir a la casa de Héctor, para ver algunos detalles de nuestro viaje a Oaxaca. Sí, me voy a Oaxaca este miércoles y regresaré el viernes, viaje relámpago. Había separado el vuelo desde el 3 de julio, porque salía baratísimo, pero con los acontecimientos económicos de estos últimos meses pensé que sería mejor cancelar el viaje y perder el costo de los boletos, ni modo.
Apenas la semana pasada me decidí y dije, cómo que no voy a ir. Si tengo muchos años deseando conocer este lugar maravilloso, ver con mis propios ojos el árbol del tule, las zonas arqueológicas, las calles de esta antigua ciudad. Total, somos 4 viajeros y entre los 4 podemos hacer un recorrido súper económico.
Así que anoche vimos brevemente algunas reseñas de hoteles... ya llegué muy cansado a mi casa pasando la medianoche, y todavía me puse a lavar mi flamante camisa porque venía intensamente perfumada.
Por estar dudando ni siquiera había avisado en mi trabajo, pero ya pasé por ese trance y afortunadamente no habrá ningún problema. Así que ya comienza la cuenta regresiva para un viaje feliz. ¡Con lo que me encanta viajar!

2 comentarios:

  1. Que padre no hay nada mejor que viajar con amigos es muy divertido pasatela bien, y luego cuentanos como te fue, saludos bye

    ResponderEliminar
  2. Q onda "elbibis", gracias por tu comentario en mi blog, el tuyo tambien esta interesante.
    En efecto el parque fundidora es d lo mejor q hay en la ciudad y en el mundo creo yo, esta excelente.
    Suerte en tu viaje a Oaxaca, yo ya he ido, no olvides comer chapulines jeje..

    saludos!

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts