jueves, diciembre 04, 2008

Rutinas Caninas


He tenido varios perritos, y si hay algo que me fascina de ellos es cómo les gusta seguir una rutina. Es por eso que cuando alguien tiene un cachorrito y me pide consejos para criarlo y abordar asuntos como la satisfacción de sus necesidades fisiológicas, lo primero que les digo es que establezcan una rutina y la respeten al pie de la letra.
Y si una acción la acompañas con una palabra clave, ellos aprenderán a identificar la palabra y responder a la misma. Por ejemplo, tanto Lucas como Bimbo me escuchaban decir "pipí" y de inmediato corrían hacia la puerta, esperando impacientes que yo la abriera para salir corriendo a cumplir la orden. Con tanto tiempo de estar conmigo reconocían otras palabras, como "nieve", "sillón", "súbete", "huesito", etc.
Esta es la rutina de Tzu-Chi. Me levanto de la cama y él salta también al piso. Le abro la puerta y va a hacer pipí a la cochera, luego saluda a Chuki y a Bobi que están afuera, en el pasillo. Les sirvo de comer a los tres, comen y luego Tzu-Chi vuelve a entrar en la casa. Me sigue a todas partes mientras preparo mi ropa, mi desayuno, etc.
Luego entra conmigo al cuarto de baño, y mientras voy a la regadera él se instala en su camita y se acurruca, observando con curiosidad mi ritual de limpieza. Cuando termino lame mis pies mojados y continúa siguiéndome a todas partes mientras me visto. Antes de irme a trabajar lo llevo al pasillo, donde permanecerá durante el día en compañía del par de traviesos.
Cuando llego por la tarde se pone muy feliz y ya está listo para que le sirva de comer y lo lleve al interior de la casa. Y así es todos los días...

NO ME SALGO Y NO ME SALGO Y NO ME SALGO...

El regiomontano Jesús Guadalupe Caballero conducía su camioneta Hummer a altas horas de la noche, ya que aparentemente acababa de salir de trabajar en el restaurante de su propiedad.
En su camino se topó con un semáforo en rojo, pero decidió no detenerse en vista de que no había ningún otro conductor a esas horas. Sin embargo, su acción fue vista por celosos guardianes del tránsito y la vialidad, quienes lo interceptaron más adelante y pretendieron exigirle una "mordida", bajo amenaza de acusarlo de manejar en estado alcoholizado e imponerle una multa de varios miles de pesos si no accedía.
Caballero no se dejó intimidar y solicitó la multa por pasarse el semáforo en rojo, única infracción que había cometido. Los agentes no accedieron y al no ponerse de acuerdo mandaron llamar a una grúa, la cual se llevó la camioneta hasta el depósito de vehículos. El conductor permaneció en su interior 16 horas.
Durante todo este tiempo, el suceso logró cobertura de los medios de televisión y obtuvo el apoyo de un gran número de ciudadanos, quienes llegaron incluso a bloquear la circulación de vehículos en una transitada avenida cercana al depósito.
Ante una presión social tan fuerte, un representante del Director de Tránsito se acercó al conductor y le pidió que bajara del vehículo y pagara única y exclusivamente la multa por pasarse la luz roja del semáforo, a lo que éste accedió.
Felicidades, señor Caballero, nos dio a todos una lección y nos demostró que sí podemos luchar por nuestros derechos y no permitir abusos, maltratos ni amenazas de parte de las "autoridades" corruptas e ineficientes. Por supuesto, nosotros como ciudadanos también debemos asegurarnos de respetar las leyes y reglamentos y no promover la "mordida", si cometimos una infracción, paguemos la multa correspondiente.


NO FUMAR

Antier que estuve en el restaurante Toks me di cuenta de que hacía un buen tiempo de que no visitaba este lugar, pues pregunté a capitán de meseros por el área de fumar (pensando en La Flores) y me dijo que ya no había tal. ¡Claro! Me da mucho gusto que en este establecimiento sí respeten la nueva prohibición de fumar en espacios públicos cerrados.
A quienes se les está dificultando hacer cumplir la ley es a los dueños y gerentes de los antros, y la razón es que fumar ha sido durante muchos años un hábito fuertemente asociado con beber y bailar. Los clientes se muestran reacios a dejar esta costumbre, porque les parece impensable estar bebiendo y no poder fumar también. Lo sé porque cuando yo era fumador, visité un bar en Florida y me pareció muy molesta la prohibición de fumar, ya que cada vez que se me antojara echar humo tenía que salirme a la calle.
"Old habits are hard to die", dice la frase, pero lo que es cierto es que la gente se tendrá que ir acostumbrando a mantener el aire libre de humo de cigarro en todos los lugares públicos cerrados, sin excepción.



¡QUE LE CORTEN LA CABEZA!

Vaya que me sorprenden mis vecinos coahuilenses. Antes que nada debo admitir que como residente de una gran metrópoli, tiendo a pensar que los habitantes de ciudades más pequeñas que la mía son "provincianos", pero en ciertos aspectos ellos resultan ser mucho más audaces que nosotros los de Nuevo León, poniéndonos en evidencia como atrasados, mochos y puritanos.
Primero promovieron la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, enfrentándose a críticas y oposiciones de personas y organizaciones de todas partes del país.
Actualmente están promoviendo la pena de muerte para los secuestradores. Aunque pienso que secuestrar y matar son dos de los crímenes más viles que existen y quienes los perpetran merecen un gran castigo, no estoy seguro de que la pena de muerte sea lo más adecuado. Después de todo, creo que estaríamos continuando una cadena de asesinatos: tú matas, entonces yo te mato...
Está muy acendrada en mí la opinión de que nosotros como humanos no debemos matar a otros humanos.
En mi opinión a estas personas deberían encerrarlas en un calabozo por el resto de sus días, dándoles de comer y beber sólo lo indispensable para que se mantengan con vida. Perder su derecho a estar en compañía de otras personas, a apreciar el sol, la lluvia y todas las maravillas de la naturaleza, a experimentar todo gozo y satisfacción, sería el justo pago por sus infames delitos.

1 comentario:

  1. Orale, me gustó está entrada múltiple, jeje...

    Fumar nunca ha sido ni será un hábito. Es un vicio. jeje
    Ultimamente he tenido algunos problemillas con fumar y fumadores.
    pero bueno, esa es otra historia...

    En cuanto a la pena de muerte, yo definitivamente a favor.


    Saludos

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts