jueves, febrero 05, 2009

Felicidades, Mi Querido Felipe

Hoy es un día muy especial porque celebramos el cumpleaños de mi querido, admirado hermano Felipe.
Él es un hombre fuerte y disciplinado: todos los días se levanta muy temprano y sale a correr llueva, truene o relampaguee; por eso a sus más de 50 años tiene un físico envidiable; se ve mejor que yo mismo. Ha participado en varios maratones locales y creo que planea ir al famoso maratón de Nueva York. Ojalá se anime este año.
Cuando era joven fumaba mucho. No se me olvidan los cigarros Raleigh que me mandaba traer a la tienda, y cómo la voz se le ponía gangosa al aspirar el humo del cigarro y darle un sorbo a su café. Pero un buen día dejó de echar humo; de golpe, sin más ayuda que su voluntad y su disciplina. El café sigue siendo su compañero de cada mañana.
A pesar de que es tan fuerte, también es un tipazo muy noble con un corazón enorme. Amoroso, todo el tiempo está abrazando a sus hijos, a su esposa, a mi mamá (y para muestra vean la foto que le tomé el sábado pasado), a nosotros sus hermanos. Pocas veces lo he visto enojado, y generalmente le encanta bromear y hacer chistes.



Mamá y Felipe.

Me cuenta que cuando era chamaco le gustaban las canciones de Raphael y otros baladistas, pero él no podía expresarlo abiertamente, tenía que negarlo porque los demás muchachos, ignorantes, lo habrían tachado de "afeminado". Hoy que es maduro me aconseja no hacer caso de la gente y vivir según mi propio criterio.
Con él he compartido algunas lecturas edificantes, así como canciones y textos poéticos como "Desiderata". También nos gusta mucho la hipnosis, la superación personal y hablar inglés.
Cada vez que me saluda me dice entre carcajadas que me porte mal, al cabo "el diablo no existe". Es un hombre tan seguro de su masculinidad que no tiene empacho alguno en darme un abrazo de oso y un beso fraternal mientras me dice que me quiere mucho. Yo, poco acostumbrado, me quedó con el corazón muy contento y la cara enrojecida. Me sorprende y me gusta mucho cuando me llama de repente a mi celular sólo para decirme que me quiere mucho, que ha leído este blog y que se emociona al leerlo.
A Felipe le tocó vivir unos años muy difíciles cuando falleció mi padre, pues era apenas un jovencito cuando tuvo que dejar los juegos y la despreocupación de su edad para empezar a trabajar y hacerse cargo de una familia.
En ese tiempo lo veía yo irritable y cansado, muy enojón con mis travesuras de adolescente. Ahora que los años han pasado comprendo lo difícil que debió haber sido para él convertirse en un adulto con responsabilidades en forma tan intempestiva.
Además de todo esto, siempre ha sido un hombre muy trabajador. De él he aprendido que hay que trabajar en lo que a uno le gusta, para que sea una verdadera satisfacción y una fuente de realización personal.
A este hermano tan excepcional, hoy le mando un abrazo muy fuerte, todo mi cariño y mis felicitaciones más sinceras.

1 comentario:

  1. Tio enserio que me encanta como escribe, creo que es un gran don poder escribir tan bonito como usted lo hace.
    Cuidece mucho. Lo quiero
    at. Pamela (la fan #1 de su blog) =)

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts