lunes, marzo 30, 2009

Almorzando de Pie

Le había prometido a mamá que el sábado pasaría por ella temprano, así que cuando llegué ya me estaba esperando impaciente, muy arreglada y con su bolso de mano colgando del hombro. Tras una breve parada en el centro, para surtir los productos Yves Rocher de mis clientas, nos dirigimos a la casa de la Independencia.
Al llegar yo me moría de hambre, así que fui por unos huevos, salsa y pan a la tienda, y le pedí que me los preparara. Un rato después ya estaba listo mi plato... y también el suyo. Yo había supuesto que ella ya había almorzado y me reproché no habérselo preguntado, pues la hubiera invitado a un Vip's o algo así, pero en su lugar estábamos los dos, almorzando de pie junto a la estufa, porque el comedor ya está en la casa de Brisas. Sin embargo, sentí que el lugar no era tan importante como el hecho de estar juntos compartiendo la comida.
Estoy seguro de que fue una buena idea haberla llevado a la casa de la Independencia, pues la vi muy animada mientras organizaba las alacenas y los cajones, tirando un montón de cachivaches a la basura. Y vaya que esto es todo un logro, pues como la mayoría de las personas mayores tiene una gran dificultad para desprenderse de objetos que los demás consideramos inútiles.
Yo me dediqué a romper y tirar papeles, bajo su mirada desconfiada, porque al no saber leer piensa que podría destruir un documento importante. Así que le dije qué era exactamente lo que estaba rompiendo: folletos publicitarios, calendarios antiguos, notas de compra, etc. y así se quedó más tranquila.
Regar y arreglar sus plantas la mantuvo muy ocupada también y de hecho la vi tan concentrada que me alejé para dejarla a solas disfrutando su labor.
Mientras yo conducía de regreso, ella no paraba de hablar, y esto me dio mucho gusto pues hacía semanas que la veía muy callada y pensativa, hasta cierto punto incómoda; le está costando mucho trabajo adaptarse a su nueva casa. Así que, aunque otras veces me habría impacientado, esta vez agradecí su locuacidad y deseé que tengamos más momentos como éste.

3 comentarios:

  1. Pues lo importante es la convivencia

    ResponderEliminar
  2. Es importante pasar momento asi con personas muy queridas mas cuando te das cuenta que su entorno no anda del todo bien, y son pequeñas cosas las que hacen que la vida sea facianante, pasar un ratoo con mamà, detalles a los amigos, demostrar lo mucho que los aprecias etc. etc.
    Y la vida pasa y es por eso que tenemos que disfrutarla haciendo todo lo que se nos ocurra.
    saludso Elbibis.

    ResponderEliminar
  3. Son estos detallles donde dices: -¡Oh que preciosa es la vida!- El estar pasar un rato con mama, hacer centir bien a los amigos, detalles, consejos etc, etc.
    Te hacen una persona sumamente brillante, y la vida pasa hay que disfrutarla y hacer que los demas la disfruten, y si ese almuerzo sera inolvidable.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts