jueves, abril 02, 2009

Gracias, Mujer Amorosa


Ayer a mediodía tuve la oportunidad de observar una escena que me conmovió mucho, ya que pude percibir el gran cariño de una hija hacia su padre.
Resulta que me dirigía en mi auto hacia un banco que se encuentra en un centro comercial. Unas tres o cuatro cuadras antes de llegar, observé que al lado derecho de la avenida se encontraba un hombre mayor en silla de ruedas. De pie atrás de él se encontraba una mujer de unos 35 a 40 años, abrazándolo amorosamente. Ya no pude ver más porque seguí avanzando, y aunque la visión duró unos cuantos segundos, tuve la seguridad de que lo abrazaba con mucho amor.
Cerca de 20 minutos después me encontraba a punto de salir del centro comercial cuando los vi llegar. Me quedé pensando en qué difícil y lento es trasladarse para las personas como este hombre, que no pueden caminar y se ven precisados a usar una silla de ruedas. Más de 20 minutos para recorrer tres cuadras. Deseo que todos podamos ayudarles un poco con su carga tan pesada.
A un lado de las puertas se encuentran los carritos eléctricos que el centro comercial (bravo por Soriana) pone a disposición de los clientes con discapacidad. Con mucho esfuerzo, la mujer intentaba pasar al hombre de su silla de ruedas a uno de estos carritos especiales. La oí hablarle con mucho cariño, diciéndole "papá" y pidiéndole que se parara tantito para pasarlo al carrito, pero las plataformas donde se colocan los pies estorbaban y él no podía hacerlas a una lado por no tener fuerza.
Ahí estaba yo, viéndolos batallar, sintiendo una vergüenza estúpida e incomprensible que me impedía moverme a ayudarlos. De repente me pude mover y me aproximé rápidamente al carrito, sostuve las plataformas hacia afuera y ya con esto el hombre pudo deslizarse de su silla hacia el carrito sin ningún estorbo. Con una cara de alivio, la mujer me regaló un "gracias".
"Gracias", pensé yo, por darme la oportunidad de servirles. Gracias a Dios porque puedo caminar, porque puedo ver, porque puedo trabajar y con eso ganarme mi alimento, gracias por mi familia y por mis amigos físicos y electrónicos, gracias porque cada día aprendo, gracias por la vida, Dios.

2 comentarios:

  1. elbibis,

    Gracias por compartilo y hacerme caer en cuenta.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ay wey es tan dificil, la neta que yo sufro con esos pedos, y es que quisiera arreglarlos todos.
    Un saludo ca' ya viene tu cumple.
    Bye

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts