lunes, abril 06, 2009

Nano


Aunque estaba cansadísimo, anoche me puse a leer el periódico dominical que había comprado desde temprano por la mañana. El sábado estuve traduciendo desde las 5:30 de la tarde hasta la 1:40a.m., y ayer lo primero que hice al levantarme fue sentarme frente a la computadora para terminarla.
Tenía que finalizarla, primero por la urgencia del cliente y segundo para estar libre y disfrutar la reunión del primer domingo del mes en casa de mamá, la cual aprovechamos para celebrar el cumpleaños de Lola (28 de marzo) y el mío. Me encantan estas ocasiones en las que se reúne toda mi familia, porque todos compartimos el gusto de vernos; ayer me la pasé horas y horas platicando con mis hermanos y hermanas, mis sobrinos, bromeando, comentando anécdotas, poniéndonos al corriente sobre nuestras actividades y disfrutando una rica comida y pasteles.
Así que al llegar a casa lo que más deseaba era irme a descansar, pero me esperaba el periódico. Empecé a hojearlo, descartando varias secciones, y deteniéndome sólo en las noticias que me parecían realmente interesantes, como la nota editorial sobre el largamente esperado lanzamiento del mini auto Nano.
Anteriormente había leído que a Jamshedji Nussarwanji Tata, el propietario de la empresa टाटा मोटर्स (Tata Motors), de la India, se le ocurrió hace varios años la idea de crear un automóvil bueno, bonito y sobre todo muy barato, que estuviera al alcance de la gran mayoría de sus compatriotas, quienes se desplazan a pie, en bicicleta o motocicleta en ciudades tan congestionadas como Delhi, Kolkata y Mumbai, por mencionar las principales.
La iniciativa ha generado muchas opiniones en contra, particularmente de ambientalistas, quienes han expresado que aunque es una noble intención crear un auto tan económico (dos mil dólares), fácilmente accesible para miles y tal vez millones de hindúes, al final los resultados serán catastróficos pues preven que se incrementen los niveles de contaminación cuando el Nano sature las caminos de aquel país y del mundo.
Creo que lo anterior tiene mucho sentido, sería muy lamentable que como humanidad en vez de ser más conscientes y proteger nuestro mundo, nos pongamos a elevar aún más los niveles de contaminación.
Sin embargo, lo que el editorialista no mencionó en su artículo, quizá por no saberlo, es que Tata, consciente del rechazo que ha generado su idea en amplios sectores, no sólo de ambientalistas sino también de otros fabricantes de automóviles que perciben la amenaza de la competencia, es que está pensando ya en crear la versión eléctrica del Nano. Eso sí que sería estupendo, porque cumpliría el objetivo de ayudar a las personas a desplazarse para sus actividades diarias sin afectar ni causar más daño a nuestro planeta. ¿Qué opinan?

3 comentarios:

  1. Estos son los negocios que en verdad valen la pena, dejan una ganancia al que vende, al que compra y al medio ambiente, ojalá existieran muchos empresarios con esa visión. El globo terraqueo lo agradecería enormemente.

    y un grán agradecimiento para tí, por tomarte unos minutos de tu tiempo para leer mi historia en retrospectiva... GRACIAS MIL !!!

    ResponderEliminar
  2. Yo por eso mejor camino...
    De mi casa al coche para ir a la esquina por unas papas...jeje

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts