martes, junio 09, 2009

El Salto Mortal del Tzu-Chi

Ahora lo puedo comentar entre risas, pero anoche me llevé un susto terrible gracias al acto circense que se aventó el Tzu-Chi frente a mi aterrorizada mirada: un salto mortal sin red.
Sucede que ayer decidí hacer un poco de ejercicio, y para ello me dirigí en compañía de mi perrito hacia el cerro, o lo que está quedando de éste, con todas las casas que actualmente están construyendo.
En cierta parte del camino hay un pequeño muro, desde el cual se observa un desagüe que está unos dos o tres metros más abajo, en una cañada. Si ves el muro desde el frente, no te imaginas que tras él está el vacío.
Todo sucedió, como siempre, en segundos. Yo me senté un momento sobre el muro, y Tzu-Chi, que caminaba muy cerca, dio un salto hacia la orilla del muro y de ahí... al vacío. Vi perfectamente como volaba por el aire y como fue a parar a las piedras del fondo, dando un solo grito de dolor.
Corrí de inmediato a levantarlo, esperando lo peor. Aparentemente no tenía ninguna herida visible, así que lo cargué y emprendí el regreso hacia la casa para llevarlo al veterinario. No se quejaba, pero sus ojos entrecerrados delataban el dolor que debía sentir.
Ya eran las 9 de la noche y yo empecé a dar vueltas y vueltas buscando un veterinario, con el tiempo se me cansó el brazo por sostener al perro, pero me sentía un poco más tranquilo porque él, aunque iba muy quieto, no se quejaba ni gritaba, y se mostraba interesado en lo que veía y olía a su alrededor. Por fin encontré una veterinaria, cerrada pero con un anuncio del teléfono celular del médico. Lo llamé y en unos minutos nos atendió.
Después de auscultarlo me dijo que no se apreciaba ninguna fractura. Ya para ese entonces mi perro de goma se veía casi casi normal, aunque de todos modos le inyectaron un medicamento con antiinflamatorio, analgésico y algo para prevenir un edema. Me sentí muy aliviado por haber encontrado atención para el Tzu-Chi y por saber que aparentemente no tiene nada grave.
A unos pasos de la veterinaria se encuentra un negocio de tacos rojos, así que pedí una orden para llevar, y en el negocio de al lado compré un par de cervezas. Así aprovisionado me dirigí a casa. Cada minuto que pasaba Tzu-Chi se veía más y más normal, inquieto como siempre. El médico ordenó que se acostara y se estuviera quieto, pero me costó mucho trabajo hacerlo entender.
Cené en mi querido sillón, frente a la tele, y él a un lado ya se encontraba tan normal que hasta me pidió que le convidara un pedazo de taco. Cerveza, no. Esa me sirvió para calmar el susto que pasé. De verdad espero que todo haya quedado en eso: un susto.

Ya que estoy en estos temas, se me había pasado comentar que la Perrita se repuso completamente. Varios días estuve dándole su medicina y también suero completamente a fuerzas. Se le veía muy mal, cada vez más flaca, y se negaba a comer el pollo cocido que le preparé especialmente.
Una noche antes de mi partida a Houston estaba casi en los huesos. Pensé que a mi regreso la iba a encontrar muerta, pero no me quería dar por vencido y se me ocurrió darle una porción de atún. ¡Milagro! La devoró completamente, al igual que las dos que le di al día siguiente. Cuando regresé de mi viaje ya me recibió agitando el rabo, con un aspecto diferente y completamente repuesta.




Vista del Cerro de las Mitras desde mi calle.




Pronto esto estará lleno de casas.



El muro visto desde atrás; nótese la decoración grafitera.



Visto de frente, no se aprecia que detrás del muro está el vacío.




Tzu-Chi fue a dar hasta el fondo.



Mi perro de goma, a la mañana siguiente.

3 comentarios:

  1. Me temo que tu Tzu-Chi si es de goma e imagino el susto que te llevaste porque sabemos quieres mucho a tus perritos. Me agrada saber que la perrita se ha repuesto y eso mi estimado amigo es gracias ti (bueno, y parece que al Omega 3 del atún).

    El único detalle que note y tengo que decirte es que, fuiste a hacer ejercicio pero terminaste comiendote unos deliciosos taquitos con ¿cuantas chelas?

    =)

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  2. Buuuu!
    Acabo de regresar del veterinario porque mi chihuahua Benito Tiki está enfermo y no quiere comer,está en los viles huesos,entonces lo llevé y la veterinaria dice que tiene infección por su hígado y riñones enfermos y lo inyectó,sé que esta mal,pero si algo le pasa,yo si voy a llorar mucho.
    Es mi primera mascota que tengo en plena consciencia de lo que es tener una y quiero que no le pase nada.

    Que bueno que tus perros están bien,
    yo solo quiero que a Benito Tiki no le pase nada,Babo Alejandro mi otro chihuahua se quedaría muy solo y aunque se pelean,se quieren mucho.

    Saludos mil.

    ResponderEliminar
  3. Malquerida: de verdad deseo que se reponga Benito Tiki... hay que darle muchos cuidados.
    Casacelis: Jajaja, yo mismo no me había percatado de ese detalle, yo que quiero ejercitarme y por una cosa u otra no es posible. Ah, y fueron sólo dos chelas.

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts