jueves, agosto 20, 2009

Carmen

Carmen es la mayor de mis hermanas. A ella le tocó cuidarme cuando yo estaba pequeño, y me cuenta que en una ocasión me puse enfermo de sarampión o algo así, y presa de la fiebre no paraba de llorar y de balbulcear "camión, camión", queriendo decirle que me llevara a pasear en camión. Dice que me subió a un camión e hicimos todo el recorrido, pero cuando ya se iba a bajar empecé a dar alaridos y tuvo que abordarlo de nuevo y aventarse otra vuelta más.
Al terminar ésta, nuevo berrinche de este servidor, pero lo único que conseguí fueron unas buenas nalgadas; me puse a berrear un rato y luego caí rendido de sueño.
Cuando yo tenía unos 12 años, Carmen se fue a vivir a su casa propia y yo insistí a mi mamá para que me dejara irme con ella. Fue así como cursé el sexto año de primaria en una colonia muy distinta de la mía, y durante ese tiempo Carmen fue mi segunda mamá y Mireya mi pequeña hermanita y no mi sobrina. Todavía hay gente del barrio que le pregunta a mi hermana por "su hijo".
El día 9 de agosto Carmen cumplió 60 años de vida, así que organizó una buena comida en la que hubo asado de puerco, arroz, helado y por supuesto pastel, además de muchos invitados. Felicidades para ella, que Dios le conceda mucha salud y felicidad.



Carmen al centro, partiendo el pastel. A la derecha de ella se encuentra Mireya, su hija única.




Ese que se ve al final soy yo, aunque al principio pensé que era mi hermano Alejandro; pero cómo, si fue él quien tomó la foto.

5 comentarios:

  1. Has de cuenta que yo soy como tu hermana, solo que yo cuidé a mis sobrinitos y hay uno, Pache, que pensaban que era mi hijo.

    Pero cómo puedes decir que pensaste que era tu hermano, es que no te reconoces amiguitoooooo?
    ehhhh?

    Abrazos muy juertes de oso perezoso.

    ResponderEliminar
  2. Pues... como que yo tengo una imagen muy desactualizada de mí mismo, me habré quedado en los 80 ó 90. Además, con el paso de tiempo y la pérdida de las melenas... confirmo lo que me dice mucha gente: me parezco mucho a mi hermano; no lo había captado hasta ahora.

    ResponderEliminar
  3. Muchas felicidades a Doña Carmen. Parece lo celebraron con gran alegria.

    Se me antojó ese pastel y el elado.

    El crusifijo que se ve al fondo me parecio bello.

    Salu2!

    ResponderEliminar
  4. Pues en hora buena a Carmen, que espero no haya sido la que perdió la cadenita con el cristo del nazareno...jujuju.

    Esas madres no madres son a toda madre. SALUD Y SUERTE y ya te extrañaba musho Tinísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Álvaro... tienes toda la razón, fue una madre a toda madre; había escuchado decir que alguien era "puro corazón", pero nunca me había puesto a pensar que tenía la fortuna de contar con alguien así: Carmen, mi hermana, mi mamá.Te mando un abrazo muy fuerte.

      Eliminar

Share Your Thoughts