jueves, agosto 20, 2009

¿Tenis Piratas? No, Gracias

Aquí estoy de nuevo. No fui a trabajar el lunes y el martes, porque deseaba ponerme al corriente con ciertos asuntos personales que había pospuesto: realizar unos exámenes médicos, renovar el pasaporte, lavar el carro a fondo, comprar un vaso nuevo para mi licuadora, colocar un tornillo a mis anteojos para la compu, surtir productos Yves Rocher para mis clientas... y comprar unos tenis.
Bueno, hice casi todo menos comprar los tenis. Estuve una hora en una tienda y otra hora en otra tienda... los que más me gustaban no había en tallas para adultos o estaban hiper-carísimos.
Antes había pasado por los "puesteros" de la calle Colegio Civil, que es donde venden lo que se conoce como fayuca o mercancía importada de contrabando. Tienen una variedad increíble de tenis Nike, Reebok, New Balance, Adidas, etc. y yo estaba a punto de comprar un par, pero al examinarlos con detenimiento y sobre todo al conocer sus precios baratísimos ($350.00 pesos) me di cuenta de que eran falsificaciones, algunas muy burdas.
Decidí no comprar, pues en general no me gustan las falsificaciones ni la piratería porque su calidad es pésima. ¿Qué tal si me compro unos tenis de estos y un día que me ponga a correr me quede sin suelas? Ya me imagino la vergüenza y el coraje que sentiría. Los tenis Caterpillar que tengo me costaron carísimos pero son de calidad superior, sólo que ya tienen seis años y se ven muy deteriorados.
Lo que no es justo es que los artículos originales los vendan a precios tan altos. A mí me encantaron unos Adidas que vi en Sears, deseaba tanto comprarlos pero estaban a $1,450.00 pesos. Caray, esto es prohibitivo para muchísima gente, es por eso que la gente no tiene otra opción más que comprar productos piratas de dudosa calidad.

Qué bien me la pasé ese martes, recorriendo las tiendas del centro desde muy temprano por la mañana, sin ninguna prisa en absoluto. Hacía tanto que no me daba la oportunidad de entrar a la tienda, ver los artículos una y otra vez, decidiendo con calma cuál de ellos comprar o bien no comprar en absoluto.
Pero a decir verdad, este ritmo agitado con el que vivimos en las ciudades es fuertemente adictivo, pues para cuando menos acordé ya estaba otra vez corriendo y agobiándome pensando en las demás actividades que tenía que hacer antes de regresar a casa para ir al gimnasio.
Por cierto, en el municipio de Monterrey los agentes de tránsito, como se les acabó su fuente de ingresos al quedar cancelados temporalmente los retenes anti-alcohólicos, andan muy voraces levantando infracciones a diestra y siniestra y deteniendo a los conductores por cualquier motivo. Las grúas recorren las calles del centro en busca de carros qué levantar. Por lo pronto ya tengo una multa por pasarme una luz (ámbar según yo y roja según el agente) y también otra por estacionar en lugar prohibido. Ni modo.

3 comentarios:

  1. Siempre he querido unos Caterpilla pero si, son mucho muy caros. Ya me los compraré... algún día.

    Por otro lado, he buscado unos Nike como los que hace un par de años tuve y nomás nada: parece estan descontinuados o al menos en ninguna de las tiendas de aqui los he visto (porque para que valga el gasto deben ser como esos que quiero).

    Salu2!

    ResponderEliminar
  2. Vaya!, dos multas en un día... jeje.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Ah,, yo no que pasa estoy obsesionado con encontrar tenis como los que habia antes esos modelos muy bonitos de basket como los charles barkley o chris webber ahora los hacen muy feos antes se miraban muy bien con un buen levis y una playera si es polo mejor pero ninguno de los nuevos me convence parece que entre mas feos mejor pues asi los hacen

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts