miércoles, octubre 14, 2009

Gris Amanecer

Hoy planeaba descansar y quizá de pronto decidirme a hacer uno de esos viajes relámpago que tanto me gustan, a algún lugar relajante como las pirámides de Tajín.
Sin embargo, Tzu-Chi ha estado un poco malo desde el domingo por la noche. El lunes lo llevé al veterinario, y ayer que llegué de la cena que me organizaron como despedida, lo encontré todavía enfermo y con vómito. Ya estaban cerradas las veterinarias, así que sólo pude estar al pendiente de él, darle un poco de suero y Gerber de frutas.
Hoy apenas abrí los ojos me di cuenta que seguía mal y que tenía un dolor abdominal intenso, tanto que ni siquiera le salía el quejido y sólo al acercarme mucho percibía su jadeo y respiración agitada; había vómito por todas partes. Así que apenas me puse los pantalones, una camisa y tenis y de inmediato lo subí al carro y enfilamos a la Facultad de Veterinaria, al otro lado de la ciudad. Durante el camino empezó a amanecer.
Pensé que seguían dando servicio 24 horas, pero al llegar me dijeron que abrían a las 8AM, así que tuvimos que esperar. Y durante la espera fueron llegando muchas personas también con mascotas enfermas; me dio gusto ver que sí hay gente que se preocupa verdaderamente por su mascota y se toma el tiempo de procurarle atención médica cuando la necesita.
Un rato después Tzu-Chi fue atendido por un joven médico, quien no supo precisar qué era lo que tenía pero dijo que seguramente había comido algo que le cayó muy mal. Le pusieron tres inyecciones con antibióticos, anestésicos, protectores de la mucosa estomacal, etc.
Mientras manejaba de regreso vi con mucho gusto que ya tenía mejor semblante, y venía echado en una postura más relajada, incluso veía con curiosidad a través de la ventana del carro. En el camino compré una Torta Gorda, pues tenía mucha hambre; Tzu-Chi tendrá que esperar hasta después de la 1PM por prescripción médica.
Llegué y de manera casi compulsiva me puse a lavar ropa, sábanas, almohadas, el patio, el sillón, el piso, la camita del perro y también su sábana, ahora todo está reluciente y desinfectado, creo que Mamita Querida me daría un 10.
Bueno, es hora de ir a comprar suero y hacerlo que coma un poco de Gerber. Hasta pronto.

5 comentarios:

  1. Te admiro a ti y a las personas que cuidan de esa forma a sus mascotas. Sabes, yo quiero mucho a los animales pero no me da por tener una mascota y no se, aunque se que se deben atender y lo haría en situaciones como esta, creo me sería raro.

    Esta sábado que pasó, en la conversación una amiga nos hablo del malestar de su perrita y me admiró (sin decirle nada) que hasta nebulizador le ponía a la misma.

    Tu post y su plática me dejan reflexionando en varios sentidos.

    Ahora si que... guau!

    ResponderEliminar
  2. Hola Cariño

    Pues que tu mascota pues.

    Respecto a lo neoleonesis, los regios que van a Valarta son como peculiares pero sobre todo, me tocover a uno en la piscina que era más chovinista que los tres chilangos de al lado y tres tapatios juntos jujujuju... el Paseo era mejor que el oceano pacífico y las montañas de Vallarta habría que hacerlas en forma de silla un tanto exagerado el compa.


    Te mando un abrasiño

    ResponderEliminar
  3. que mala onda yo tube un perro me duro 9 años y se siente feo ver eso pero en fin te mando un saludo gracias por pasa a mi blog

    ResponderEliminar
  4. Me quedo tanto dolor haber perdido a mi ultimo perrito casi 12 años, que no nos sentimos con valor para volver a tener otro, aunque me gustaria y es que se vuelve un miembro de tu familia.

    ResponderEliminar
  5. Yo sufro mucho cuando les pasa algo a las mascotas que he tenido, se llega uno a encariñar de mas, que bien que tu perro ya esta bien.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts