lunes, diciembre 07, 2009

Fervor Guadalupano y Chismes de Salón de Belleza

Mi querida Flor se sorprende de mi gusto por las películas mexicanas antiguas, dice que por mi edad ella supondría que me interesarían otras cosas más actuales. En realidad no me había puesto a pensar en ello, pero desde hace muchos meses no encuentro en la cartelera del cine nada que siquiera me llame la atención, y es quizá por ello que me he refugiado en la televisión y particularmente en los dramas mexicanos cargados de sentido y significado.
La semana pasada fui al cine. Tenía meses sin acudir a alguna sala, pero esa vez se habían agotado las opciones y sólo quedaba el cine. Parado frente a la taquilla, me quedé interminables segundos analizando las distintas opciones. ¿Cuál sería la menos peor?
La frívolas comedias gringas ya me tienen hasta la madre, sus chistes ya no me hacen reír. Las cintas de destrucción y desastres me hacen bostezar, he visto tantas. Las películas de vampiros jamás han despertado en mí el mínimo interés. Las sagas de niños que vuelan en escobas y acuden a escuelas de magos dirigidas por maestros de aspecto muy severo me provocan sueño. Las películas para niños son películas para niños. O padezco un aburrimiento crónico e incurable o lo que nos ofrecen últimamente es pura bazofia.
En vista de ello, elegí no la más interesante sino la más próxima a comenzar y esa era la de la Guadalupana o algo así, tan mala que no me tomaré la molestia de investigar más datos. Resultó un churrazo en la cual un tipo ordinario necesita dinero para hospitalizar a su abuelo y comete la pendejada de pedir ayuda a un mafioso conocido de él, pero obviamente todo se enreda y resulta que le queda debiendo al mafioso una cantidad de dinero que ni en sueños podría conseguir.
Así que su abuelo, trabajador voluntario de la Basílica de Guadalupe, le aconseja hurtar el manto de la Virgen Morena y pedir un rescate por él. No, no tienen ningún plan, ni saben nada de logística, no tienen computadoras ni sofisticados equipos y sistemas para burlar la vigilancia de la iglesia, pero aún así logran apropiarse de la imagen sin ser vistos ni mucho menos atrapados. Recordemos que es una película mexicana, así que todo es posible.
A partir de este momento, en lugar de que la trama resultara más interesante gracias a una mayor tensión, me aburrí de lo lindo. Entre las multitudes de gentes idólatras desocupadas que instalaron campamentos y plantones en la Basílica hasta que apareciera la imagen de la Guadalupana, escenas que evidenciaban la corrupción de las autoridades de justicia mexicanas, un jovenzuelo más correlón que Speedy González al cual no pueden atrapar ni los narcos ni los policías, lo que más anhelaba yo era que terminara la película. Qué desperdicio de tiempo y dinero.

Así que Florecita, ¿ya ves por qué estoy viviendo un romance con las viejas películas mexicanas? Son mucho mejores que estos bodrios como el que acabo de mencionar.
El sábado por la mañana vi "De Carne Somos", un melodrama altamente cursi con Marga López. Y ayer domingo vi una cinta muy interesante titulada "Salón de Belleza", la cual desafortunadamente no pude terminar porque hube de salir corriendo. La trama gira alrededor de un salón de belleza, lugar donde se reúnen las mujeres a chismemorrear y también a que les arreglen el cabello.
Socorro es una peinadora que ambiciona ser rica y lucir joyas como las de una de sus clientas, una prepotente rica que no pierde oportunidad para humillarla y burlarse de sus sueños. No le queda de otra más que aguantar callada sus insultos, pero más adelante podrá reírse de ella, pues se convertirá en la amante de su marido.
Mientras tanto su joven y noble enamorado nada sabe de sus oscuras ambiciones. El es un "tamarindo" o agente de tránsito y dirige el poco tráfico parado sobre su banquito de madera, como se usaba en los años 50, justamente enfrente del salón.
Por cierto, qué interesante es para mí observar los detalles que eran comunes en esos años, como el banquito mencionado antes, el poco tráfico, los modelos de automóviles y camiones, la honestidad del agente e inclusive la gran cantidad de regalos (principalmente botellas envueltas, presumiblemente de licor) que le dejaban los automovilistas en ocasión del día del agente de Tránsito.
En mi ciudad los agentes de tránsito son en términos generales tan corruptos, deshonestos y abusivos que si acaso los automovilistas les dieran regalos estos consistirían en bombas molotov, puñaladas y balazos de armas de diferentes calibres.
Emilio Tuero es Román, el agente, quien conoce a una artista de moda (interpretada por Liliana Durán) cuando ésta provoca un accidente. Ella queda prendada de él y hará todo lo posible por seducirlo con la promesa de convertirlo en actor. Pero él no se decide... está muy enamorado e ilusionado de Socorro.
Como dije antes no pude ver el final de la película, pero sí supe gracias a que visité un blog por demás interesante que Soco obtiene las joyas y pieles con las que tanto había soñado, pero al final paga un precio muy alto por ello, la culpa no la deja vivir.

8 comentarios:

  1. Jajajajjajja, me hiciste reir mucho.

    Vi esa misma película el sáabdo por que mi familia me convenció, pero igual me aburri de lo lindo.

    Nunca te había leído groserías, jajajaja eres un lindo jajajaja

    Y si, ahora entiendo el porqué las películas antiguas mexicanas te gustan después de ver las de hoy, no hay más que hablar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. yo comoe spañol en emxico tiendo a minimizar estas festividades si la gente supiera el verdadero origen de la festividad... pero me alegra que llene de buen sentmiento a las personas que intentan mejorar sus vidas... aunque sea mediante del catolicismo ..

    ResponderEliminar
  3. Te recomiendo ya que te gustan las peliculas mexicanas, Nazarín de Luis Buñuel una auténtica maravilla, tambien por que no Pepe el Toro.
    Tal vez las encuentres en internet.
    saludos

    ResponderEliminar
  4. Oye esa pelicula no la he visto no la recuerdo,nomas me antojas verlas, en donde la pasaron en el canal De pelicula?

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. A mi me gusta mucho ver peliculas, pero a veces me encabrono de las pendejadas que compro, hace tiempo compre una que se llama Juarez y resulto ser una reverenda kk, asi que pues es esto del cine, ni pex.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Corre Lalo Corre

    Yo opino queee... de los Almada para acáaa ya no hay cine mexicaaaano...pst.

    Saludos.
    Oye, en el canal 27 de cierta mega compañía de cable pasan muy buenas películas mexicanas, te lo juro.

    ResponderEliminar
  7. yo tampoco queria ver la de MORENITA.
    como si las historias de narcos que se viven en monterrey no fueran suficientes...

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno.
    Escribe usted muy bien.

    Con su permiso, voy a visitar su blog muy a menudo.

    Saludos desde el sur de Iberia.

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts