martes, junio 15, 2010

Zapatos


¿No te parece que es una grosería
pasar tanto tiempo en la zapatería?

Esta es una pregunta para un ciempiés, que venía si no me equivoco en alguno de mis libros de texto de primaria.

Qué bonito es ir a una zapatería. A mí no me gusta tener muchos zapatos, solamente un par de zapatos negros para casi todos los días, unos cafés para los viernes casuales y fines de semana y unos tenis para caminar o andar informal. Ah, y unas botas vaqueras que me pongo cada tres o cuatro meses.
Por esta razón no voy muy frecuentemente a la zapatería, pero cuando lo hago disfuto mucho la experiencia. Cuando estoy ahí casi siempre me doy cuenta de que el calzado que traigo puesto hace mucho, muchísimo que lo debí haber cambiado. O quizás sea que, comparado con el reluciente par que me estoy probando, se vea tan ajado, tan deslucido y gastado.
Mientras me mido los zapatos me asalta las dudas. ¿Me quedan bien? ¿No será mejor comprar un número más grande, o más chico? ¿Y si se hacen feos luego luego? ¿Y si ya que los use de diario no me gustan?
Invariablemente, estar en la zapatería me remite a mi niñez. Entonces me llevaba mi mamá, y se fijaba muy bien que los zapatos no me quedaran tan ajustados, para que me duraran más. También me decía que pensara bien cuáles eran los que quería, y yo lo hacía porque sabía que no volveríamos en mucho tiempo.
En una ocasión elegí unos zapatos que tenían la parte superior delantera en forma cóncava, muy abombados. Y resultó que a los pocos días la bomba de uno de ellos se "desinfló", tal vez por un pisotón de algún bully, y la punta quedó en forma convexa. Cómo sufrí. Me parecía que se veían horribles y que todo el mundo me veía, y por más que le rogué a mamá que me comprara otros, nunca accedió. ¿Cómo podría hacerlo, si no teníamos mucho dinero y mucho menos para lujos? Así que así anduve largo tiempo, arrepentido de haberlos elegido.
Esos mismos zapatos, o tal vez otros, pues la memoria no es tan buena, los gasté tanto que se rompieron de la punta. Y no había dinero para comprar otros. Recuerdo que me agobiaba tanto que tuve que inventar algo para remediar. Fue así como resolví pegarle una etiqueta o calcomanía sobre el agujero, a manera de parche, y luego ponerle mucho Nugget (betún, tinta, aseador de calzado) de color negro.
El parche quedó perfecto, casi no se notaba, a menos que lo vieras muy de cerca. Cuando se despegaba la etiqueta, simplemente le pegaba otra y a bolearlos de nuevo, para que quedaran "peor que nuevos".
Ah, qué recuerdos. Sigo eligiendo mal. La mayoría me gustan mucho en la zapatería, pero después ya no me convencen tanto. Y aunque trabajo mucho para ganarme mi dinero y podría costearme otro par o hasta otros dos, tengo tan grabadas las experiencias de mi niñez que los sigo usando por mucho tiempo. Old habits die hard, o lo que es lo mismo, los viejos hábitos son difíciles de romper.

8 comentarios:

  1. Hola:

    PrimeraSSSSSSSSS:

    A mi no me gusta llevar a mi hija de 12 años a comprar zapatos, es perder medio dia en las zapaterias y finalmente salir de ahi sin zapatos.

    Besos Brujos*

    ResponderEliminar
  2. jaja, que bonitos recuerdos, yo tengo un hermano que cuando ya estaban muy gastados los zapatos o tenis, los modificaba les ponia, recortaba cosas para que se parecieran a algun modelo nuevo,y a mi me daba envidia y me burlaba de el jajaja pero por envidioso, por que yo no tenia esa paciencia y esa creatividad jaja que bonitos recuerdos

    ResponderEliminar
  3. Ja ja ja ay Tino, debo contar las peripecias sobre los zapatos en mi niñez de los cuales no tengo muy buenos recuerdos, ahora me compro los pares que me da mi chingada gana, pero debo confesar que no me gusta ir de compras, asi que a lo que voy todo el tiempo, ja ja ja, harto nugget para que no se notara el parche, te pasas.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  4. New template... Los pájaros saliendo del follaje del árbol...Ok.

    Saludos

    A veces sueño que voy en un autobús entre toda la gente y descalzo... Al despertar reviso los zapatos para ver si es tiempo de comprar otros nuevos... Tal ve de conseguir un z el mensaje del sueño sea conseguir un coche nuevo en "Autos Usados SA de CV"...

    ResponderEliminar
  5. México... México.. México... 2 Francia 0

    De la sierra morena cielito lindo vienen bajando un par de ojitos negros cielito lindo de contrabando.

    ResponderEliminar
  6. Y yo al contrario de ti, compro muchos zapatos porque de pequeña no tenía ja.



    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Haaaaaa...

    Me has hecho recordar una situaciòn con unos zapatops que de niño mi mamà me querìa comprar, yo queria otros que me gustaban por que los anterior mencionados me parecian feos pero eran màs baratos. No lo entendìa entonces y mi mamà finalmente me compro con gran esfuerzo los que querìa.

    Ahora, solo tengo tres pares y bàsicos y cuando cambio debo estar plenamente convencido al adquirirlos.

    Salu2!

    ResponderEliminar
  8. yo solo tengo un par de zapatos negros para una ocacion formal, tengo tres pares de botas industriales, un par de botas vaqueras para cuando haya que ir amatar vivoral al monte y obviamente mis chanclas para la informalidad.

    saludos

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts