martes, febrero 22, 2011

Feliz Sin Motivo Alguno

Diariamente me llegan a mi correo extractos de algún libro budista, cortesía de Tricycle. Todos son buenos, pero algunos son maravillosos y los que son más bellos y hablan de temas más generales y cotidianos me gusta traducirlos y compartirlos con mis amigos.
Este extracto en especial hablaba de que aprendiéramos a estar felices sin motivo alguno, es decir, que nuestra felicidad no dependa de algún factor externo, sino que salga libremente de nuestro interior.
Para mí estas palabras han tenido un efecto muy especial, y desde su lectura me he estado dedicando a estar contento, a empeñarme en no detenerme en las cosas negativas y simplemente enfocarme en apreciar la realidad TAL COMO ES sin ponerle etiquetas de ninguna clase. Sorprendentemente, mientras más observo, más me maravillo ante todas las cosas bellas que ofrece la vida: la risa de mi compañera Fer, la amistad de mis compañeros de trabajo, la claridad que antecede a la salida del sol, la mirada de Tzu-Chi, la suavidad de mi edredón, las hojas microscópicas que van creciendo día con día en las plantas, la magia de todo lo ordinario, que realmente es extraordinario. Y lo más hermoso de todo: vivir.
No vaya a pensarse que no tengo problemas en la vida. Muy al contrario, sobrellevo una fuerte adversidad con una valentía que me ha costado mucho desarrollar. Pero lo principal es que me esfuerzo por todos los medios de concentrarme en el ahora, y en el ahora todo está bien.

4 comentarios:

  1. Hijoles,tocaste un tema super sensible. Pero yo creo que a la mayoria delos humanos nos gusta complicarnos la vida. Pero tener esa actitud que mencionas,es lo que realmente nos hara ser felices a pesar del entorno.
    En mi caso, estar en armonia y en paz con Dios me ha ayudado.El observar las cosas pequeñas, el darle valor a todo lo que tengo y no obsesionarme con lo que no.Aunque la television y sus anuncios me digan lo contrario.
    Muy buen post.
    saludos desde juaritos
    maru de chocolate

    ResponderEliminar
  2. A mi me gusta observar mi cara porque en ella se refleja que he vivido y que soy feliz al igual que tu sin motivo aparente pero si buscas con lupa esos motivos, verás que hay muchas razones para serlo.


    Un abrazo Tocayito Feliz.

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts