miércoles, noviembre 07, 2012

Y Me Enamoré de Un Chiquillo, como un Chiquillo

Melancólico, así estoy. Lo conocí hace pocas semanas, intercambiamos números de teléfonos y me empezó a enviar mensajes, los cuales yo respondía sin mucho interés, estaba lidiando con muchas presiones. El quería que nos viéramos, pero yo le daba largas, pensando en la diferencia de edades y en que no quería volver a pasar por ese proceso. Sabía yo que sentíamos mutuamente una atracción física casi irresistible, pero El decía que la diferencia de edades no es problema, que no pensara por él, que no pensara tanto en el futuro y que viviera el presente. Su insistencia y sus argumentos me desarmaron, y finalmente accedí. Le había dicho que solamente podría ofrecerle mi amistad, lo que le dolió mucho, pero después de tenerlo tan cerca de mí, hablando de tantos temas diferentes, ya no pude resistir más. Nos hemos visto pocas veces, pero hemos conversado mucho. Y es así como he sabido todos los sinsabores por los que ha pasado en su corta vida; he visto cómo se esfuerza para estudiar y trabajar, salir adelante, y he escuchado cómo a veces se pregunta si vale la pena seguir, olvidado por su familia, sin ningún aliciente real de un futuro mejor. Aprendí a admirarlo, a sentirme inspirado por la forma en que siempre sonríe a la vida, a pesar de que no es fácil. Esos días que fueron tan difícles para mí me acompañó varias veces, y disfruté la dicha enorme de tenerlo a mi lado, preparar la cena juntos, bañarnos y luego ir a dormir; fui tan feliz sintiéndolo respirar junto a mí, y aún más feliz al despertar y recibir el regalo de su sonrisa. Descubrí que me estaba enamorando, y mis emociones me permitieron comprobar plenamente que lo que creí sentir anteriormente por alguien más nunca, nunca fue amor. Por ese amor que empezaba a nacer en mí, decidí ser totalmente sincero y revelar lo que a nadie he dicho, lo que nadie sabe. Y aunque me dijo que continuaremos como hasta ahora, sé que no es fácil. Ayer lo vi un rato, y al verlo partir sentí mucha tristeza y me pasó por la mente que sería la última vez que nos viéramos. Regresé a la oficina y me puse a hacer varias cosas, sintiéndome un zombi. Más tarde me envió mensajes y me volvió a decir que seguiría conmigo, y que no pensara que se va a alejar de mí. Me devolvió la alegría. Ya lo extraño. Sé que apenas nos conocemos, que es muy poco tiempo, pero en mi corazón siento ese latir diferente, inequívoco, que me dice que estoy enamorado, que quiero estar con él y no lo quiero perder.

4 comentarios:

  1. no luches contra lo que sientes, dale para adelante nomás.

    ResponderEliminar
  2. Tinísimo de mi corazón, que cosas dices, que fuerte.

    Hay que enamorase con la pasión, peero sin olvidar la razón.

    Yo la verdad creo que eres un sol, aunque mira que estoy desconectado pensé que seguias con Francisco... pero todo haya ternminado bien y sigan amboos adelante con sus proyectos, ya sabes que te quiero mucho y espero todo te vaya de maravilla...¿Como vas de tu recuperación?

    ResponderEliminar
  3. Estoy feliz porque seguimos juntos, nuevamente me envía mensajes cariñosos y me manda besos, ya planeamos vernos otra vez... he decidido seguir su consejo: "vivir el momento", sin echarlo a perder pensando cuándo va a terminar...

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts