jueves, mayo 02, 2013

Down the Rabbit Hole

Hoy me desperté sintiéndome con un profundo cansancio, a pesar de que ayer pasé el asueto del 1 de mayo prácticamente sin hacer NADA todo el día. Me negué a salir a visitar a mi mamá, a colocar mi recién comprada bicicleta en mi recién comprado soporte para bicicletas y pedalear en algún parque, a pasar a recoger a Rodolfo a la salida del trabajo. No le llamé a nadie. No salí a ninguna parte. Sólo estuve al pendiente de lo que los demás publicaban en Facebook (necia costumbre que he ido adquiriendo) y me puse a lavar algo de ropa y también el patio. Había planeado que fuéramos al cine Rodolfo y yo, cuando regresara de trabajar. Pero “se me fue el tiempo” y con él las ganas. Me puse a ver una película en la computadora mientras él revisaba el periódico, luego cenamos… salimos a caminar un poco con los perros en el parque de la colonia y eso fue todo. Creo que él si hubiera esperado ir al cine, lo lamento, pero yo me sentía completamente fastidiado, cansado, sin ánimo ni ganas de hacer nada. Abúlico como pocas veces. ¿A dónde se fue el ánimo, la motivación? Me fui a dormir con ese molesto dolor muscular que he tenido desde hace unas tres semanas, una contractura que no se ha quitado ni con dos sesiones profesionales de masaje. Ha ido disminuyendo, ciertamente, durante el día casi no lo siento, pero por la noche es casi intolerable, afortunadamente tenía mucho sueño. Pienso que esa contractura muscular se originó cuando fueron pasando los días y creciendo mi angustia al pensar que no me pagarían, o que batallaría mucho para cobrar, una cantidad de dinero que había prestado, por buena gente, por no saber decir que no, por sentirme comprometido ante aquel que me socorrió cuando una madrugada me moría de un dolor en la vesícula. El tema del dinero despierta un sinfín de sentimientos, angustias, enojos, etc. cuyo alcance conocemos muy bien mi analista y yo, pero cuyo origen no hemos podido encontrar. Este tema da para mucho, pero no es el de hoy. El caso es que hoy llego al trabajo, una hora antes de mi hora de entrada, y me pongo a observar esta oficina sin ventanas ni ninguna clase de ventilación en absoluto, y me siento asfixiado y sin salida. Podría solicitar un cambio de oficina, pero de sobra sé que no hay lugar, además de que el jefe es especialista en decir que “no” a cualquier petición de cambio de sueldo, horario, oficina, etc. Y así como me siento encerrado en esta oficina, también me siento encerrado en mi vida. De pronto soy consciente de que estoy atrapado en una existencia casi sin sentido, casi sin alegrías. Por todas partes carencias, necesidades no resueltas, insatisfacciones, frustraciones. Lo peor es que no sé muy bien qué es lo que quiero hacer. Me seduce la idea de irme a vivir a Mérida, pero me aniquila el miedo, ese mortal enemigo; el miedo de dejar este trabajo (que detesto), de empezar todo de nuevo, de conseguir un trabajo a mis 47 años, de buscar en serio hacer carrera como traductor, de alejarme de mi madre ahora que se está haciendo tan frágil. Siento que tengo un montón de problemas sin resolver, y eso es abrumador. Así que lo mejor es conservar la calma y tratar de ir resolviéndolos uno por uno. Hay muchas cosas de las que ya estoy cansado, profundamente cansado. Siento que estoy ante una parte de mi vida en la que aplica esa frase de “renovarse o morir”. Dejar lo que no sirve, abandonar rencores, hacer las cosas de modo distinto, pensar más en mí. Vaya tarea, parece una tarea de titanes, pero como dicen, el camino empieza con el primer paso, y el primer paso es escribir, pues a mí me funciona muy bien verter mis ideas en el papel (o la pantalla).

1 comentario:

  1. Es muy cierto eso de que hay que empezar por uno mismo si quieres cambiar tu entorno, siempre existiran otras alternativas compadre, quizas no con el sueldo que tienes, pero que de alguna manera te mantengan dentro del niven al que estas acostumbrado, pero ya muy libre de presiones y frustraciones, es muy triste hacer tanto tanto tiempo algo que tanto odias. animo.....

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts