viernes, mayo 03, 2013

Mi Terapia Blog-Analítica

Hace algún tiempo que leo el blog de Tigretón TonTón, y además de que me gusta mucho cómo relata las mil y una peripecias que le han ocurrido en su vida (estoy seguro de que se puede escribir cuando menos un excelente guión de cine), dice algo en su perfil que se me quedó muy grabado desde la primera vez que lo leí: “Determiné que no quiero pagar un psicólogo, por eso, existe este blog”. Pues bien, yo sí pago a una analista desde hace varios años, y con el paso del tiempo he observado diversos cambios muy importantes, especialmente en cuanto al conocimiento de mí mismo en general, ya me conozco mucho más que antes y he aprendido a ser más consciente de mi inconsciente... y también del inconsciente de los demás. Sin embargo, quedan ciertas cuestiones por resolver, en las cuales me puse a pensar ayer muy temprano, ya que me encontraba en un estado de ánimo muy apto para la introspección. Y me pasó por la mente que quizá sea el momento de retomar este espacio, escribir con más frecuencia como antes lo hacía, para lograr poner en palabras los hechos de mi vida y así tener la posibilidad de analizarlos mejor. Bien lo dice Henry Roth en la novela “Call It Sleep”: “Cuando puedas poner palabras a lo que sientes te apropiarás de ello”. Recientemente he observado algunas ocasiones en las que me desconecto y no me doy cuenta de cómo van cambiando mis estados de ánimo, especialmente el enojo, hasta que es demasiado tarde y estoy envuelto en una furia ciega muy difícil de controlar, pero sobre todo afectando a terceras personas que no tienen ninguna culpa. Quizás sea que por alguna razón me haya acostumbrado a reprimir ciertos sentimientos, como la tristeza o el enojo, hasta que de pronto, cuando supongo que todo está bien, estallan como un volcán y me desconcierto al no saber qué fue exactamente lo que detonó la bomba. Es necesario que pase un poco de tiempo para repasar con cuidado los hechos y así darme cuenta de cómo fue que sucedieron. Una de las conclusiones a las que llegué es que, en resumen, muchos de los problemas que me pasan en la vida ocurren porque: a) con frecuencia me cuesta mucho trabajo reconocer mis emociones (y las emociones de los demás), y b) Cuando las reconozco, me es difícil controlarlas. Con cierta angustia pensé: ¿Será que soy un inepto emocional? Por unos momentos me sentí abatido, pero finalmente prevaleció la certeza de que, al igual que muchos, muchos problemas que he resuelto en mi vida, éste también lo resolveré. Si algo me caracteriza a mí es que siempre me gusta estar mejorando, aprendiendo, resolviendo, creciendo. Así que le voy a echar una mano a mi analista, con ciertas herramientas, como este blog, por ejemplo. Además, ayer descargué en mi lector electrónico de libros el famoso libro “Inteligencia Emocional”, de Daniel Goleman. Tuve la versión impresa hace años, e hice no uno sino varios intentos de leerlo, pero era demasiado incomprensible para mí, no pude digerir en absoluto toda esa disertación sobre las estructuras del cerebro como los lóbulos frontales y especialmente la amígdala. Y en ese tiempo, para mí saltarme un párrafo, o unas páginas, o todo un capítulo, era un crimen. Así que lo dejaba para después. Pero las formas de pensar cambian, y ahora acepté la invitación del propio autor para comenzar a leer el libro desde la parte 2 y lo estoy disfrutando mucho. También espero que me sea de mucha utilidad para conocer y sobre todo controlar a esos personajes llamados “emociones”, porque si se dejan a su libre albedrío se pueden convertir en unos tiranos destructivos.

1 comentario:

  1. Cari dimelo a mi, coincido con Pancho, a mi el blog me sirve de catarsis en eso coincido con Garys también.


    Un blog es una buena herramienta, sobre todo cuando te sientes aislado, te conecta con el infinito y te provee de citas satisfacciones, conforta y reorganiza tus conexiones cerebrales, uno incluso puede ver su evolución.

    brazos y bienvenido como siempre.

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts