lunes, mayo 20, 2013

Las Piezas del Rompecabezas

Había olvidado esa deliciosa ansiedad por encontrar las piezas que corresponden a una sección del rompecabezas, esa sensación maravillosa de dar con una de ellas y, sin saber cómo, colocarla exactamente en donde hacía falta. Me gustan los rompecabezas, pero hacía años que no armaba uno.
A finales del año pasado me compré uno con la imagen de una obra pictórica que siempre me ha fascinado: Un Baño en Asnieres, del maestro del puntillismo Georges Seurat, pero apenas completé el marco y así lo dejé. Un día Rodolfo lo escondió debajo de una cama y esto causó que me olvidara de él.
Hasta que se me ocurrió que, si no lo iba a armar por tener tantas ocupaciones, sería mejor compartirlo con alguien que sí tuviera ese tiempo, como mi hermana Carmen, y este fin de semana metí las piezas nuevamente en la caja y se lo entregué, aunque me dijo que primero iba a finalizar uno que ya tenía empezado.
Como me dio curiosidad, le pedí que me lo mostrara, y ya que estuvo sobre la mesa, me puse a apreciar los detalles de una escena italiana, con muchas flores, edificios antiguos, un canal y algunas barcas. Tomé una pieza... y ahí empezó todo. En silencio y sin ponernos de acuerdo, empezamos a armar el rompecabezas, una pieza, luego otra, y otra y otra y otra... Los minutos se fueron pasando deliciosamente, y bueno, me tuve que ir.
Ayer domingo planeaba quedarme todo el día en casa, pues el calor estaba insoportable. Pero "algo" me hizo regresar a casa de mamá. Ella no estaba, porque mi hermana se la había llevado a pasar el día en su casa. Pero estaba Carmen... ¡y el rompecabezas! Otras dos horas deliciosas buscando las piezas correctas, a veces con paciencia, a veces con frenesí, siempre disfrutando, especialmente al encontrar por fin esa pieza que había buscado con tanto ahínco. Entre los dos le dimos un buen avance. Y cuando lo terminemos, seguramente armaremos el de Seurat. Y luego otros, ¿por qué no?
Decididamente, me encanta armar rompecabezas.


3 comentarios:

  1. Buen pasatiempo, yo pinto o dibujo o leo... me desesperan los rompecabezas.

    ResponderEliminar
  2. la vida es así, a veces todo toma sentido cuando encuentras una pieza.

    ResponderEliminar
  3. orale compadre me hiciste acordarme de la aventura de haber armado la "noche estrellada" de Vincent Van Gogh, fue una verdadera epopeya de 1200 piezas..

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts