viernes, noviembre 01, 2013

Autobuses Chatarra

Como en muchas ciudades del país, el transporte público de pasajeros de Monterrey y su área metropolitana no es muy bueno que digamos, aunque hay ciertas honrosas excepciones, como los camiones del Grupo Lazcano: unidades modernas, muy limpias, con aire acondicionado, pintadas en colores sobrios, conducidas por choferes uniformados que reciben una estricta capacitación. Otro grupo que tiene muy buenas unidades es Transregio, incluso una de ellas cuenta con servicio de Internet.
Si la ruta de camiones que van desde mi casa a mi oficina tuviera vehículos de este tipo, creo que hace mucho, pero mucho tiempo que hubiera dejado de transportarme en carro, o cuando menos, lo dejaría guardado y sólo lo utilizaría los fines de semana.
También me gustaría poder trasladarme en bicicleta, pero eso es material para otra entrada: las calles y avenidas de Monterrey simplemente son incompatibles con las bicicletas.
Pero desgraciadamente, cuando me he visto forzado a trasladarme en camión he pasado momentos muy difíciles; al igual que muchas otras personas, he esperado hasta 50 minutos a que pase uno que no vaya tan atestado (y que se detenga).
Varias veces me ha tocado viajar colgando de la puerta trasera, o apachurrado como sardina en los escalones de la entrada, teniendo que moverme cada vez que abren la puerta para que no me aplaste ésta. Los camiones son viejos, sucios, no tienen aire acondicionado, con evidentes fallas mecánicas, y además son insuficientes para dar un servicio eficiente, por eso siempre van llenísimos.
Un ejemplo de este tipo de camiones chatarra son los de la Ruta 400. Desde hace meses, ante las quejas desesperadas de los usuarios, el alcalde del municipio al cual pertenece la ruta ha intentado sacarlos de la circulación y retirar la concesión a los dueños de la ruta, pero no ha sido posible, porque la autoridad para hacer esto está en manos de la Agencia Estatal del Transporte, y algo turbio debe haber ahí porque esta agencia simplemente se hace de la vista gorda.
Oficialmente le retiraron uno o dos camiones a la ruta, lo que más lástima daban, y le dieron un plazo para que remplace toda su flotilla, pero la realidad es que no ha habido ningún cambio, excepto que sin esas dos unidades el servicio es aún más insuficiente. Los usuarios están muy molestos con este servicio, pero simplemente no pueden dejar de usarlo.
Hace unos días me tocó ver un camión de esa ruta, aparentemente nuevo, porque lo pintaron de colores diferentes. Pero sólo uno, qué burla.


Creo que ya basta; los usuarios merecemos un servicio de transporte público más digno, y de verdad si este "pulpo camionero" no re-invierte las ganancias que obtiene gracias a su clientela cautiva, pues que le quiten inmediatamente la concesión y se la asignen a empresarios más honrados y justos, que brinden un servicio de buena calidad.

1 comentario:

  1. Uyy compadre tiene años que no me subo a un camion de ruta, tanto así que creo que la última vez fue cuando estaba en la facultad aya por los noventas, saludos..

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts