miércoles, agosto 06, 2008

Mi Huésped

En mi casa hay una nueva rutina, ya que tengo desde el domingo por la noche un huésped muy especial: mi mamá. Estoy muy contento y me ha ayudado mucho a disipar la gran tristeza que aún siento por la pérdida de mi Bimbo. Por su parte, cierto es que mamá ya estaba muy cansada de estar sola, y la veo que se siente muy a gusto de estar en mi casa. Estoy seguro de que el hecho de saber que en cierto modo dependo de ella, por su compañía, por la comida que me prepara a mediodía, la hace sentirse útil y le da un sentido a su vida diaria. De esta forma los dos nos estamos ayudando y nos damos compañía.
Anoche fuimos a su casa para que regara las plantas y diera de comer a Camilo y a los pajaritos. Pensé que a la última hora me iba a salir con que mejor quería quedarse ahí otra vez, pero no, una vez que terminó de hacer esas tareas me dijo "Vámonos", y ahí vamos de nuevo para mi casa. Qué alegría, que todavía tengo a mi madre y que ahora está como mi huésped especial. Sólo lamento que mi casa sea tan pequeña y le falten ciertas comodidades que harían un poco más placentera su estancia, como el aire acondicionado, pero sé que ella es aguantadora y sobre todo muy adaptable.
El lunes por la noche ya estaba yo acostado en el piso, cerca de la puerta, pero decidí ir a dormir a su lado, como cuando era niño. Ella dormía ya profundamente y no me sintió. Sentí tanta paz y tranquilidad que me dormí enseguida, y creo recordar que en la madrugada despertó y me abrazó un poquito. Me dio mucha risa notar que dormimos exactamente en la misma posición, de lado y con las piernas recogidas. Son tantas cosas que le he heredado, somos tan parecidos. No me queda duda que estos días que estamos pasando juntos son de mucho beneficio para ambos. Y claro, surge el reproche, la pregunta ¿Por qué no lo hice antes? ¿Por qué dejé (dejamos) que mamá pasara todos estos años durmiendo completamente sola en su casa? La respuesta no la sé, pero sí sé que de ahora en adelante será diferente, mi madre ya no estará sola y dormirá acompañada en la casa mía o en la de mis hermanas. Y cuando quiera dormir en su casa arreglaré mis planes para hacerle compañía allá.

Otra Vez Siete

Ya tengo por fin las nuevas placas de mi carro, que pude pagar gracias a un trabajo de traducción que me pagaron la semana pasada. Como algunas personas saben, mi número favorito es el 7, y estas nuevas placas me tocaron con terminación en ese número. Me da mucho gusto que el 7 llegó solo a mí, el universo me lo regaló, ya que no tuve que solicitar esta terminación en especial. Fue el número que me tocó, y ya. Ahora mi carro luce SBF-54-07. Ahora estoy más tranquilo, pues a partir de septiembre empezará la persecución de aquellos que no hayan pagado sus nuevas placas. Pagos, pagos, pagos. La vida cada vez más cara, pero ni modo, qué le vamos a hacer, tenemos que seguir adelante (aunque a veces no queramos y pensemos que no tiene sentido).

1 comentario:

  1. Hola hermano!

    Siento mucho tu pesar por el viejo Bimbo, no es facil expresar las palabras correctas para hacerte sentir mejor, o al menos atenuar tu sufrimiento, sin embargo quiero que sepas que tambien me conmovio su partida y siempre recordaré los muchos momentos que me divirtí con su actitud despreocupada y apatía para con los niños...

    Un gran compañero, un buen amigo, único...

    Por otro lado me alegró mucho saber que 'Chapitas' haya estado en tu casa y sé que lo hizó por su pequeño hijo... es muy inteligente y sabía perfectamente lo que debía hacer.

    Gracias por brindarle tu compañia y tu tiempo.

    Recibe un fuerte y caluroso abrazo y recuerda siempre que te quiero hermano!!!

    Alejandro

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts