jueves, octubre 09, 2008

Otoñal

Ya se siente plenamente el otoño, pero aún así como que no me adapto y sigo en mi verano particular. Por las mañanas me levanto descalzo algunas veces, otras salgo a dar de comer a los perros vistiendo una camiseta ligera; cuando salgo de mi casa hacia mi trabajo me digo que debí haber buscado un suéter o una chamarra ligera (pero neciamente no me devuelvo). Por mi testarudez he estado un poco resfriado esta semana, de hecho hoy todo el día he sufrido una molesta congestión nasal.
El otoño es un tiempo de hojas que caen, hasta quedarse desnudos los árboles. Hay menos sol y más días nublados, y creo que precisamente eso se refleja en los días que vivimos.
El dólar está más caro, y las bolsas no dejan de perder a pesar de que ya se aprobó el rescate financiero en Estados Unidos. Por todas partes, pero especialmente en mi trabajo, escucho voces que temen una nueva devaluación, crisis económica, más desempleo. Es difícil no contagiarse de desánimo.
A principio de semana me enteré con mucho pesar de que a mi amiga la Flores la despidieron de su trabajo.
Hace falta que todos nos olvidemos un poco de las malas noticias y nos concentremos en las cosas buenas de la vida, agradecer cada día que estamos vivos, que tenemos algo que comer, que tenemos familia y amigos. Como leí hace poco en algún lugar: enfocarnos en lo que tenemos y dejar de preocuparnos por lo que no tenemos.

1 comentario:

  1. tienes mucha razon, la bolsa va para abajo y tal parece que el animo de la gente esta igual, hay mucha incertidumbre,me gusta mucho lo que escribes ,no te conosco pero puedo ver parte de ti en lo que escribes, saludos desde new york

    DNA

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts