miércoles, enero 28, 2009

El Periódico y Un Prozac, Por Favor

Buscando un anuncio que según me dijeron había aparecido el domingo en el periódico El Norte, el lunes por la mañana compré un ejemplar, el cual pude leer hasta la noche. Qué mala idea.
No encontré el anuncio que buscaba, pero lo que sí encontré fue una serie de malas noticias, capaces de deprimir y asustar a la persona más ecuánime. Asesinatos y ejecuciones en todas partes del país. Colapsos económicos en todas partes del mundo. Las bolsas de valores a la baja. El dólar podría llegar a los $15.00.
Cierres de empresas, despidos de trabajadores; y cuando no son despedidos, les reducen la jornada laboral y consecuentemente el sueldo. Cada vez son menos los anuncios de vacantes de empleo. Leí una crónica que hace un interno, anónimo, sobre las deplorables, humillantes condiciones de ¿vida? en las cárceles mexicanas.
Me quedé pasmado con la nota del llamado "Pozolero", sujeto que trabajaba para un cartel de la droga y se encargó de disolver en ácido los cuerpos de unas 300 personas. Indignante.
En las noticias locales, un grupo de jóvenes de buena posición, educados, en lugar de ganarse honradamente el dinero decidieron secuestrar a otro hombre y pedir un cuantioso rescate; los padres de los secuestradores, humillados y estupefactos al enterarse de la clase de delincuentes que tienen por hijos. A un automovilista le chocaron el auto por detrás, y cuando descendió a ver los daños, lo amagaron con un arma blanca y se llevaron su auto.
Incendios en casas humildes, tras los cuales la gente queda literalmente en la calle. Secuestros, robos, asaltos como el perpetrado contra el científico francés en el Distrito Federal. Se sospecha que los empleados de la casa de bolsa a la que había acudido minutos antes alertaron a los asaltantes para que lo siguieran a su salida del aeropuerto... la impunidad rampante. Mi país, a merced de la violencia y el crimen organizado en todos los rincones. Lamento haber leído el periódico, pero más lamento que hayamos llegado a este estado de descomposición de la sociedad, a esta degeneración de la humanidad. ¿Qué nos pasó?
Sin embargo, sé que con el esfuerzo de todos podemos mejorar nuestra situación actual; después de todo, somos más los buenos que los malos. Lo único que se necesita es unirnos y decir: "ya basta". Fácil no es. Pero imposible, tampoco.

1 comentario:

  1. Pasó que nos volvimos peores, quizá mas simples.
    El desinterés, la individualidad desgarra las mentes. Un ensimismamiento que da miedo, que da lástima.


    "A la sombra de mis sombra me estoy haciendo un sombrero..."

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts