sábado, junio 20, 2009

Inexorable

Inexorable: 1. adj. Que no se puede evitar. El inexorable paso del tiempo.

Hoy es el último día de la primavera, que parafraseando la canción que interpretaba Yuri, "pasó muy ligera". No quise dejar de escribir una reflexión más antes de que inicie formalmente el verano, el día de mañana, y se me ocurre hablar del tiempo.
El tiempo, que no se detiene. Que es tan subjetivo, pues cuando sufrimos o estamos aburridos nos parece que pasa tan lentamente, pero cuando sentimos placer o estamos divertidos tenemos la impresión de que no sólo corre sino vuela. Pero el tiempo es igual, siempre.
Cuando vemos en retrospectiva nos damos cuenta exactamente de su paso, y también de que no transcurrió lentamente ni velozmente, sino a su tiempo. "Sabia virtud de conocer el tiempo".
Parecemos no entender que el tiempo es un recurso no renovable. Transcurre inexorablemente, no importa si lo usamos o no. Por eso es sabio emplearlo inteligentemente. Lo que no hicimos hoy, ya no lo haremos, por más que caigamos en la ilusión de que podemos compensar el tiempo perdido. No se compensa, es simplemente "otro tiempo".
Eckhart Tolle en su libro "El Poder del Ahora" sostiene que el momento presente el lo único que tenemos, pues el pasado ya no existe y el futuro es incierto. Y no he leído cosa más sensata y contundente.
Intento acostumbrarme por todos los medios a concentrarme únicamente en el momento presente, labor difícil debido a la fuerza de la costumbre: al igual que casi todo el mundo he pasado toda la vida casi siempre distraído del momento presente por estar preocupado por el pasado o por el futuro.
Vivir en el ahora es maravilloso, porque ningún detalle se nos escapa, ya sea de la naturaleza o del mundo que hemos construido. Todo está bien; en el momento presente no existe la tristeza ni la preocupación ni la ansiedad. Nuestros sentidos están constantemente percibiendo la realidad, y registrarla en nuestro intelecto en tiempo real es simplemente grandioso.
Como el tiempo no se detiene, aprovechémoslo bien. Dejemos de desperdiciarlo, de mal-invertirlo en actividades sin sentido o francamente perniciosas. Dediquemos tiempo a las personas verdaderamente valiosas, no a quienes tenemos que ver por "compromiso". Expresemos hoy nuestro amor.
No hay nada más amargo e inútil que arrepentirse por no haber dado aquel abrazo, no haber dicho esa palabra de cariño, no haber hecho algo amable por los demás, no haber demostrado nuestro amor al ser amado, no haber vivido plenamente. Este es el momento.

3 comentarios:

  1. Toda la razón amigo.

    A veces sin darnos cuenta el presente se esfuma y es como dices, por distrernos en el pasado y el futuro sin embargo, no crees a veces es dificil prescindir de ellos?

    Hago un gran esfuerzo por vivir en el aunque dificl me sea.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. hola Tino

    Aqui de pasada para desearte un feliz inicio de semana

    que estes muy bien

    ResponderEliminar
  3. Hola Ramón.. sí es difícil prescindir de ellos, pero esto se hace más fácil cuando alcanzas a comprender que no tienen ninguna utilidad. Si es bueno asomarse de vez en cuando al pasado para recordar quién es uno, pero lo malo es pasar la puerta de entrada e instalarse en él. Malísimo.
    Mario, qué gusto tenerte de visitante... es muy interesante tu blog de cómo ser un geek.

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts