sábado, junio 13, 2009

Taquiza de Lujo

Anoche tenía mucha hambre (qué raro), pero no podía decidir qué cenar. Tacos, no; pollo asado, tal vez; hamburguesa, no... iba llegando a la casa de mamá y pocos segundos después llegó mi hermana Esperanza junto con Brandon su hijo menor y nos invitó a que los acompañáramos a una pista de hielo.
¿Eh? ¿Una pista de hielo?. No era eso precisamente lo que tenía en mente, pero bueno, vamos. Resulta que querían pedir informes porque Brandon planea celebrar su próximo cumpleaños en un lugar de estos.
Llegamos al gran centro comercial y teníamos que subir uno o dos pisos para llegar al patinadero, pero tan pronto mamá vio las escaleras eléctricas se detuvo en seco. "Yo no me subo". Recordé que nunca jamás la hemos convencido de subirse en unas escaleras eléctricas, pero aún así, entre risas hice un intento diciéndole que la iba a llevar del brazo y que no pasaría nada.
No lo logré. Busqué escaleras convencionales o un elevador, pero no había. ¿Habrán pensado los arquitectos y diseñadores en las personas que tienen fobia a las escaleras eléctricas? Seguro que no. Esperanza y Brandon se adelantaron mientras mamá y yo nos quedamos a un lado de las escaleras.
Poco después llegaron de regreso, y Esperanza nos invitó a cenar a un lugar muy agradable y elegante que se llama Cabo Grill. Estaba a reventar, así que esperamos un rato a que nos dieran mesa; para hacer más amena la espera, el restaurante ofrece cervezas heladísimas ¡gratis!, las cuales disfrutamos en la terraza. Fueron una delicia en medio del sofocante calor.
La cena fue una verdadera delicia: tacos de camarón preparado en diferentes estilos, en tortillas de maíz recién hechas, mmmmmmmmmh, de verdad tenían una sazón exquisita. También probé unos camarones aguachile que estaban soberbios, aún recuerdo la mezcla de sabores del camarón, limón y chile y se me hace agua la boca. Y los camarones empanizados con coco, acompañados de piña y espinacas, también estuvieron estupendos, un sabor completamente diferente.
Brandon no es muy partidario de los pescados y mariscos, así que el muy carnívoro se deleitó con un burrito de arrachera.
Quedamos todos muy satisfechos y contentos. Muchas gracias a Esperanza por habernos invitado a esta taquiza de lujo, ¡es mi heroína!

3 comentarios:

  1. Cabo Grill, claro! buenísimo.

    De cierto modo comprendo a tu mamá. Yo tengo un "respeto" muy particular hacia los pisos de malla o acero, escaleras sin barandal o de caracol, entre otras, je.

    (Deberías quitar el saludo que aparece como mensaje de error al entrar a tu blog, creo que no funciona y me cierra la página.)

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Perdon pero esta vez va en español, una vez que fuimos al D.F., me dio mucha verwenza que mi mama no se quisiera subir a una escalera electrica del metro, wey no mames me quede traumado, sin mas que decir, la neta me traume.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Gracias por comentar, Tony. Ese saludo inicial es una ventana emergente que dice "Bienvenido, gracias por comentar"; la tengo para tratar de atraer comentarios. Yo no he tenido problemas de que me cierre la página, ni tampoco nadie me lo ha comentado. Yo uso Mozilla Firefox. Consideraré eliminarla si hay más personas a quienes les cause conflicto dicha ventana.

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts