martes, agosto 04, 2009

Caminando y Meditando

Diariamente recibo en mi correo breves extractos de importantes libros budistas, los cuales me envían desde el sitio de Tricycle y yo los comparto con un grupo de amigos.
Ciertas frases me gustaron tanto que decidí comprar un par de libros de su autor, el monje budista vietnamita Thich Nhat Hanh. No pude tomar una mejor decisión.
Los libros están escritos con un lenguaje muy sencillo, nada difícil de entender, y no entra jamás en complicadas teorías ni explicaciones rebuscadas; básicamente nos habla sobre la conciencia plena y nos enseña a vivir el momento presente en cada una de las actividades que realizamos diariamente.



El primer libro que leí se llama Sea Libre Donde Esté, y en realidad es un discurso que pronunció durante una visita a un centro correccional en Maryland. (Por cierto, me acabo de dar cuenta de que se puede leer en línea en http://books.google.com/books?id=8V-x9JrfHDsC&dq=sea+libre+donde+est%C3%A9&printsec=frontcover&source=bl&ots=dulFN5M9kC&sig=m271mxNXP6YcyyCOCcjBsbkGnGE&hl=es&ei=IV94SrzKJc6EmQf5laHBBg&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=1#v=onepage&q=&f=false ).
Tal vez parezca increíble, pero verdaderamente se sienten el profundo amor y la compasión que emanan de este sabio señor al leer dicho libro. Dirigiéndose en particular a los reos y en general a todo el mundo, su mensaje nos dice que podemos ser felices y libres sean cuales sean nuestras circunstancias.
Quienes desean aprender cómo meditar pueden llegar a confundirse e incluso desanimarse cuando leen en diferentes fuentes que hay que realizar una serie de ritos, posturas complicadas, designar lugares específicos y hacer diversos esfuerzos mentales para lograr meditar.
La buena noticia es que este monje despoja a la meditación de todas esas complicaciones y nos enseña que es tan simple como concentrar nuestra atención en nuestra inspiración y nuestra exhalación, sin importar el lugar ni la actividad que estemos realizando.
También nos enseña que podemos meditar mientras caminamos. Es tan sencillo como inspirar durante el tiempo que damos tres pasos, y exhalar mientras damos otros tres pasos. Inspirar y exhalar, concentrándonos solamente en la respiración y en nuestro caminar, viviendo el momento presente.
Actualmente estoy leyendo Peace Is Every Step, y tengo pendiente La Muerte es una Ilusión, que ofrece enseñanzas para superar definitivamente el miedo a morir.

4 comentarios:

  1. Trataré de meditar como dice, pero dime cómo le hago si mi mente vagabundea muy fácil?

    dime cómo... porfa...

    ResponderEliminar
  2. I need to find books like those, I'm not afraid to die, but I need to know how to live minute by minute, anyways I'm happy.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Ese es el problema que todos tenemos, mi Malquerida, la mente constantemente nos está bombardeando con pensamientos, y el método más eficaz para serenarla es concentrarse ¡bien duro! en la respiración, cómo entra el aire, cómo sale, sin tratar de controlarla,solamente observarla. Paciencia; nadie dijo que fuera fácil. : )

    ResponderEliminar
  4. Aprovecho para agradecer también el que te tomes el tiempo y el detalle además, de poder insertar mi correo para tan interesante información.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts