martes, septiembre 22, 2009

Trascender El Dolor Físico

Soy seguidor de un blog muy interesante que se llama Integral Options Cafe. El día de ayer su autor, William Harryman, reprodujo un artículo muy interesante que escribió originalmente Upasika Kee Nanayon, una autora budista laica tailandesa, lamentablemente ya fallecida.
Me pareció muy interesante, de modo que me puse a traducirlo y lo reproduzco aquí.

¿Respondemos al dolor físico de la manera más sensata? Al huir de él, quedamos atrapados en él. Una maestra tailandesa de meditación tiene otra respuesta: aprende a conocer el sufrimiento para liberarte de él.

Por Upasika Kee Nanayon

LAS PERSONAS POSTRADAS EN CAMA POR ENFERMEDAD son afortunadas porque tienen la oportunidad de no hacer nada más que contemplar la tensión y el dolor. Sus mentes no necesitan absorber nada, no necesitan ir a ningún otro lugar. Estas personas tienen la oportunidad de contemplar el dolor en todo momento, y dejar ir el dolor en todo momento.
Contemplar la inconstancia, la tensión y la no-mismidad [en el Budismo, las tres marcas de la existencia: anicca, dukkha y anatta—mejor conocidas como impermanencia, sufrimiento y no-ego] según aparecen justamente ante ti mientras estás acostado y enfermo, es muy benéfico. Simplemente no pienses que tú eres quien está sintiendo el dolor. Simplemente observa los fenómenos naturales del los eventos físicos y mentales según van surgiendo y desapareciendo. Ellos no son tú. Ellos no son realmente tuyos. No tienes ningún control real sobre ellos.
¡Míralos! Exactamente, ¿dónde tienes control sobre ellos? Sea cual sea la enfermedad que exista en tu cuerpo, no es importante. Lo que es importante es la enfermedad que está en la mente. Normalmente no prestamos mucha atención al hecho de que tenemos enfermedades en nuestra mente, las enfermedades de la profanación, las ansias y el apego. Con frecuencia prestamos atención solamente a nuestras enfermedades físicas, temerosos de las cosas horribles que le puedan suceder al cuerpo. Las medicinas que tienes para tratar el cuerpo te pueden dar solamente un respiro temporal. Incluso la gente del pasado que no sufrió ninguna enfermedad grave hoy ya no está con nosotros. Todos tienen que partir de sus cuerpos al final. Cuando contemplas continuamente de esta manera, ves la verdad de la inconstancia, la tensión y la no mismidad correctamente dentro de ti, y estarás cada vez más y más desencantado con las cosas, paso a paso.
Tienes que examinar tu dolor con mucho cuidado para ver que en realidad no eres tú quien siente el dolor. La enfermedad no es tu enfermedad. Es la enfermedad de un cuerpo, una enfermedad de la forma física. La forma física y los eventos mentales tienen que cambiar; tú debes concentrarte en ellos según aparecen ante ti, observarlos y contemplarlos en sus componentes más elementales. Una percepción clara de la naturaleza de las formas físicas y los eventos mentales te liberará de todo sufrimiento y tensión.


Leer más...


1 comentario:

  1. O sea... no estoy enferma ,el que está enfermo es mi cuerpo, pero si me quedo a contemplarlo, me voy a morir.

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts