miércoles, octubre 07, 2009

Patrones Miserables

Sonrío al pensar cómo, al menos para mí, el tiempo vuela últimamente. Llego a la oficina y cuando veo el reloj me doy cuenta que falta media hora para ir a comer. Por la tarde me afano tratando de resolver los pendientes del día, y con gran incredulidad veo que ya casi es hora de salir.
Al llegar a casa, reviso un texto para cotizar la traducción, lavo ropa, ceno, trato de arreglar un poco. No he podido descansar muy bien que digamos. De pronto ya no soy esclavo de la televisión. Ahora hace mucho calor, no llueve, y el sillón ya no es tan acogedor.
En el trabajo me solicitaron que consiguiera a alguien que me remplazara, y aunque sé perfectamente que no es mi responsabilidad, la asumí y empecé a repasar entre las personas que conozco. Sabía que lo lograría. Alma no quiso aventarse al toro por su inminente operación, pero hoy hablé con Ileana y ella sí está más que puesta para quedarse en mi lugar. Nos ayudamos mutuamente: ella me quitó una preocupación y yo puse a su alcance un mejor empleo.
Ayer visité a mi mamá, pues la operaron de una cirugía de cataratas el lunes. Está muy bien, y me dijo muy contenta que ahora ve muy claro; muchas veces me he quedado con un intento de abrazo, pero esta vez me sentí tan contento al verla tan sonriente que me eché en sus brazos.
Carmen pidió permiso en su trabajo para encargarse de cuidarla esta semana, pero lo más seguro es que no la acepten de nuevo. Después de trabajar para ellos casi 12 horas diarias de lunes a domingo, de cumplir más funciones que las que le corresponden, de descuidar a su familia... cuando necesita ausentarse unos días le responden que mejor no vuelva.
Es sencillamente indignante. Y patrones como esos hay muchos. Como el miserable dueño de la planta donde he estado trabajando, que paga unos salarios de hambre. Que no nos brinda Seguro Social ni prestaciones. Que no paga ni el agua embotellada que bebemos, pues la de la llave proviene de un pozo contaminado. Que se rehusa a comprar mascarillas a los obreros, quienes aspiran día tras día finísimas partículas de mármol y otros minerales, todo por conseguir un poco de dinero para sus familias. Que no adquiere un colector de polvos para minimizar la contaminación. Está de más decir que el mobiliario y equipo de las oficinas está obsoleto y a punto de quedar inservible.
Pero todo pasa, y a todos nos llega el momento de pagar.

8 comentarios:

  1. Malditos patrones abusivos, de verdad que tengo suerte en que mi patron sea una persona muy noble, la verdad puedo dercir que lo amamos al viejo.
    Un abrazo y bien por tu ama.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que mejores de empleo. Lo de tu ex jefe, es pura misería, pero de la GRANDE que asco me da este tipo de personas, es para denunciarlo. No sería mas rico dando bienestar y seguridad a su gente y ser una mejor empresa???
    Seguro que si pero en su cuenta de resultados si tiene unos pesos de mas se siente mas rico.
    Pobrecito mi patrón piensa que el pobre soy yo.

    ResponderEliminar
  3. No pues que pena, la verdad que esos patrones dan asco, pero desgraciadamente la gente tiene necesidad y por eso aguantan.


    Me alegro que tu mamá esté bien y que todo vaya mejor para ti.

    Un abrazo muuuuuuy largo.

    ResponderEliminar
  4. Mendigo viejo, se parece a mi patron, que se enoja cuando se tiene que cancelar una factura que porque se le cuesta mucho dinero, o que no puede pagar la renovacion de la licencia de un chofer, que ellos la deben de pagar, mendigos 250 pesos y se queda pobre, o que quita el serivcio de la fumigacion porque la bodega no lo "necesita" como vez de esos hay muchos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Estimado elbibis,

    Me lastima leer y saber que eso pasa y existe porque ninguno de nosotros lo merecemos.

    Como bien dices, atodos nos llega el momento de pagar.

    Me alegra saber que tendrás mejores condiciones de trabajo y que en general estarás mejor.

    El detalle del abrazo con tu mamá fué maravilloso. Que bien que esta bien también.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. hola que tal olle me gusto tu blog
    yo tengo poco con el mio espero que pases a visitarlo
    yo estare visitando el tullo saludos gracias

    ResponderEliminar
  7. La miseria más grande es la miseria espiritual de estas gentes que han hecho del dinero su Dios.

    Que bueno que su señora madre esta mejor y ya pude ver mas claro, cuídela mucho.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Na-mas-té, porque se acabó el café de olla.

    : )

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts