martes, julio 27, 2010

Carro Compartido

Con esto de que desaparecieron varios tramos de Constitución y Morones Prieto, las dos avenidas que atraviesan Monterrey de oriente a poniente o viceversa (una a cada lado del río Santa Catarina), además de otras que lo cruzan y algunas más que ni siquiera están cerca, trasladarse de un punto a otro de la urbe es desesperantemente complicado.
Se formó un comité que propondrá soluciones alternas y buscará reordenar la vialidad mientras se reconstruyen las calles y avenidas más afectadas, pero aún no han surgido opciones concretas.
Se ha hablado de compartir el auto, y sorprendentemente mucha gente se opuso enérgicamente. Yo pienso que no es una buena idea, tan sólo hay que ponerse de acuerdo con alguien que realice más o menos los mismos recorridos y horarios.
También se sugirió el hoy no circula, y las protestas tampoco se hicieron esperar; hoy escuché decir a un compañero de trabajo que si establecen esa medida él se comprará un carro adicional para usarlo el día que no pueda circular el otro. Sin comentarios.
Es evidente que ambas medidas implican hacer sacrificios, pero tal parece que la mayoría de la gente piensa solamente en defender y conservar su comodidad, y no en colaborar para que se reduzcan los embotellamientos, los tiempos de recorrido e incluso la contaminación.
Otra compañera dijo que ella nunca se había subido a un camión y que no iba a hacerlo ahora. Sin comentarios.
Estoy muy consciente de que el transporte público de esta ciudad es muy deficiente, en algunos casos deplorable, pero, vamos, no es el fin del mundo, ni tampoco se trata de renunciar para siempre al automóvil. Inclusive ya circulan camiones con climatización y asientos muy cómodos, pero ni aún así la gente considera siquiera la idea de prescindir de su auto durante unas cuantas horas.
Tristemente, esto es sólo un reflejo más del egoísmo y la superficialidad en la que vive tanta gente. Pensando sólo en sí mismos y viviendo para adorar de día y de noche a los dioses del automóvil, la computadora, el iPhone o el Blackberry, los restaurantes de moda, las tetas de silicón, el cuerpo de gimnasio, la ropa de moda y tantas, tantas cosas que no sólo un huracán sino hasta una lluvia fuerte se puede llevar para siempre en un abrir y cerrar de ojos.

5 comentarios:

  1. Cariño justohoy reflexionaba acerca del espíritu de los tiempos, somos unos egoistas tremendazos y por eso estamos como estamos.

    ResponderEliminar
  2. Así pasó aquí cuando quisieron implementar el auto compartido, fue difícil y se desechó la idea.

    La comodidad mucha gente no la cambia por nada ni siquiera por estar mejor ellos mismos, así son de egoístas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Carro compartido es muy buena idea, además de divertida, siempre tienes compañía, por acá le llamamos carpool o carpooling, lastima que la gente se resiste a hacerlo, les gusta mas viajar en soledad con sus problemas y frustraciones.

    Saludos y un gran abrazo compadre.

    ResponderEliminar
  4. no creo que mis vecinas me quieran llevar en sus carros.....jajajajaja
    yo a ellas si no tendria inconveniene!!!!

    jajajajajajaj

    si hacen lo del hoy no circula lo que vamos a hacer es comprar otro carro mas viejito para esos dias....

    que arreglen las avenidas dañadas pero de de ya...y no le piensen mucho.

    sabes yo vivo en cumbres y trabajo en guadalupe...ya te has de imaginar, si salia a las 6:30 am ahora salgo a las 6:00 y de regreso en ves de 1 hora ahora hago 1:45

    ahora si digo como decian en mi rancho...."que desmadre trajo el agua"

    saludos

    ResponderEliminar
  5. Yo por ahora estoy feliz de regresar en metro, veo cada cosa ¡¡

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts