sábado, octubre 16, 2010

Nunca He Probado el Ceviche


Yo nunca he comido el ceviche. En diversas ocasiones me han ofrecido este platillo a base de pescado cocido en jugo de limones,y me han dicho que sabe delicioso, que es un manjar, pero hasta ahora me he rehusado a probarlo siquiera.
Pero mi sobrino Poncho ya me ha mencionado dos veces que debería probar el ceviche que prepara él, asegurando que me encantará, y temo que pronto no tendré escapatoria. Ojalá que resulte como los camarones aguachile, que no se me antojaban por su aspecto tan poco atractivo, y sin embargo desde que me atreví a probarlos me fascinaron... de hecho me gustaría mucho tener una receta y prepararlos en casa.
También voy a preparar la sopa won ton. Esa sopa me fascina, pero aquí son escasos los restaurantes chinos que la ofrecen, y solamente en uno de ellos la preparan de una manera estupenda, deliciosamente delicada, de modo que voy a aprender a preparala para comerla siempre que quiera.
Desde hace tiempo he jugado con la idea de aprender a preparar tamales, pero no los tamales tradicionales, sino unos que están en mi imaginación, rellenos de cuitlacoche, de guiso de flor de calabaza, de camarones, de romeritos.
Hablando de romeritos, en Monterrey muy pocas personas los conocen y menos personas aún los saben preparar, pero aparentemente en diciembre vendrá de visita Margarita, la esposa de mi primo Isidro, y seguramente se lucirá con unos buenos romeritos. Me aseguraré de estar cerca...
Pero si no viene, mi hermana Lola los puede preparar también, y le salen muy ricos, al igual que el asado de puerco, los tacos al vapor, los tamales, bueno, cualquier comida. Mi mamá y mis hermanas cocinan delicioso, todas tienen buena mano para la cocina excepto Carmen. Aunque quizá simplemente nunca se haya permitido intentarlo. Qué tal si un día se pone a preparar una buena receta, con mucho amor y dedicación, y resulta que tiene el mejor sazón de todas....
Pero definitivamente tendría que competir con la cochinita pibil que hace Cristina, el pastel de carne de Lupe, el asado de puerco de Esperanza, la lasagna y los pasteles de Mónica y el pozole que prepara Lola.
Mi mamá ya cocina muy poco, pero "endenantes" preparaba unas deliciosas tortillas de harina, grandotas "para acabar pronto", frijoles refritos, gorditas de (harina de) maíz, rollitos de milanesa con jamón y queso, queso con chile, enchiladas de pollo en salsa de tomate, arroz colorado esponjadito y arroz blanco con un delicado y delicioso toque de cebolla y ajo.
Desde niño he disfrutado mucho la comida, y en esos años era muy feliz con lo que ella preparaba en el horno: empanadas de mermelada de fresa o de leche quemada, galletas de harina integral, a las que ella le llamaba "piedras"; eran durísimas pero sabían a gloria. Hot cakes esponjaditos y por supuesto pasteles deliciosos.
Creo que tengo hambre...

3 comentarios:

  1. Eres un gourmet... claro, con ese historial de cocineros en tu familia.
    Hablando del ceviche, hay uno que se prepara con soya en vez de pescado y otro muy común, el de carne molida de res:
    Exprimes limones en la carne para que el jugo la cueza, luego, agrega salsa pico de gallo, la cual consta de cebolla, chiles jalapeños y tomate (jitomate), todo picado.

    ResponderEliminar
  2. Iba a preguntar si tenías hambre pero al final vi que si jaja.

    Que bueno que acabo de desayunar sino me como todo lo que encuentre.


    Que bonito tu perrito matarile rile ron.

    ResponderEliminar
  3. Tinisimo

    Que cosas la de Mty ya tan distintas a las de por aca y me parece inaudito lo del ceviche, vamos que yo que odio el jitomate crudo he comido.

    Que barbaro, tu entrale con ganas al ceviche.

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts