domingo, octubre 10, 2010

Puros Dieces

Hoy es un día de puros dieces. Hace unos cuantos minutos eran las diez de la mañana con diez minutos del décimo día del décimo mes del año 2010. 10/10/10 10:10
Es una hermosa mañana de domingo, con mucho sol y pajarillos cantando. Parece que va a hacer calor... sería bueno buscar un lugar para ir a nadar, para no perder la secuencia, pues esta semana no acudí a mis clases porque las noches estaban frías y la alberca no tiene calefacción.
Ayer me había propuesto buscar unas cosas en el Home Depot. Como me encontraba en casa de mi mamá, escogí mentalmente ir a una sucursal que queda cerca. Inmediatamente sentí un pequeño estremecimiento, recordando que en los últimos días una amplia zona que rodea la tienda ha sido escenario de hechos violentos. Decidí no caer en el pánico y me encaminé, siguiendo una ruta no muy directa que digamos para tratar de evitar ciertas zonas.
Iba muy cerca, circulando por una parte muy empinada y sinuosa de la avenida Alfonso Reyes, entre los cerros llenos de casas, cuando ví que unos metros más atrás venía un convoy de una buena cantidad de patrullas. Aceleré para llegar a Lázaro Cárdenas y de ahí a la tienda, en donde pasé cerca de una hora.
De regreso, ya me había olvidado del asunto y regresaba por la misma avenida. De pronto me di cuenta de que todo el tráfico estaba casi detenido, a ambos lados de la avenida se había instalado el convoy: las patrullas estacionadas en desorden y una gran cantidad de elementos apuntándonos con sus armas largas.
Qué eterna se me hizo esa espera ante el semáforo. Sudé temiendo que en ese momento se iniciara una balacera, o que algún conductor (yo, por ejemplo) hiciera algún movimiento nervioso y algún policía decidiera jalar el gatillo. Ooooooommmmmmm, ooooooommmmmmm, ooooooommmmmmm, repetí en voz alta.
La flecha verde se encendió, y yo giré hacia la izquierda, lo más rápido posible pero sin llamar la atención. Me alejé rápidamente, hacia una zona más ¿segura? Caí en la cuenta de que son muy pocas las zonas seguras, en donde no haya sucedido un hecho violento.
¿Cómo pasó esto? ¿Cuándo se perdió la tranquilidad, la confianza de poder andar en cualquier zona de la ciudad, inclusive de noche, sin esperar lo peor? Sé que no hay una sola razón, sino muchas. Me temo que mucho tiene que ver la miseria en la que vive tanta gente, coexistiendo con gente que vive en total opulencia.
Autos que valen millones de pesos circulando por barriadas en las que falta todo. Personas con más dinero del que pueden gastar, que viven su vida sin que jamás se les ocurra ayudar a los que menos tienen. La cultura del dinero, la competencia por ver quién tiene más, el consumismo, las drogas para evadir una realidad que no se quiere aceptar. Hay tantas razones.
Pero hoy es una mañana hermosa y tranquila. El sol brilla. No hay ruidos, se siente paz... cómo desearía que esta paz se propagara en ondas concéntricas hacia toda la ciudad, el estado, el país, el mundo...
Pero ya me está dando hambre. Feliz domingo para todos.

6 comentarios:

  1. Oye, deveras puros dieces...

    Te recomiendo seguir el consejo de Kalimán: "Serenidad y paciencia...mucha paciencia"

    (“Kalimán, el hombre increíble ®1965, Rafael Cutberto Navarro Huerta y Modesto Ramón Vázquez González)

    ResponderEliminar
  2. Mi hija llamó hoy para decirme: mami, son las 10 de la mañana con diez minutos del día 10 del mes 10 del año 2010, es el apocalipsis y yo me reí.

    Prefiero no pensar ya en toda la violencia que nos rodea si es que se pueda hacer eso, algunas balas ya pasaron cerca de nosotros y eso ya me tiene aterrada.

    ResponderEliminar
  3. ¡que miedo! yo soy mas maricón para las armas, me habria puesto de mil colores.

    ResponderEliminar
  4. Cariño si se que MTY se esta poniendo muy caliente y por primera vez no es por el clima.

    ResponderEliminar
  5. Ansiamos tener tranquilidad ¡¡

    Como siempre se supera cada vez con sus fotografias me encantan, saludos ¡

    ResponderEliminar
  6. Sabes elbibis,

    Creo que por muy obvio que suene, todo es falta de conciencia.

    La misión de quienes pueden ver un día con dieces creo, es la de hacer ver que realmente todos los días son de diez!

    Gracias por tus deseos.

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts