lunes, junio 04, 2012

Doy Gracias a Dios Porque Hablo en Lenguas Más que Todos Vosotros (1 Corintios 14:18)

El año pasado tomé un breve curso del idioma chino, pero lo tuve que suspender por diversas razones. Pasaron semanas que se convirtieron en meses, pero finalmente me decidí a reanudar las clases, y ha sido una muy buena decisión porque actualmente es una de las pocas actividades que me llenan de entusiasmo y rompen con la rutina. Sin lugar a dudas aprender idiomas es una de mis grandes pasiones, que me significa un reto muy atractivo, pues hay que poner a funcionar al máximo al cerebro, ejercitar la memoria, los puntos de articulación, afinar el oído... Recuerdo esa gran emoción que sentí cuando en la secundaria empecé a tomar clases de inglés. Estaba maravillado por la posibilidad de decir las cosas con otras palabras, totalmente distintas a las que conocía hasta entonces. Esa pasión la cultivé por años, y la fui puliendo poco a poco. Fue tanto mi gusto que años más tarde decidí estudiar la carrera de Traductor, y aunque el campo de trabajo es más bien limitado, siempre he combinado la traducción con diversos empleos y puedo dar gracias a Dios por darme este talento que me sirve de pasión y también de sustento. Aprendí un poco de italiano, y después francés, esto fue una delicia y me sirvió tanto cuando tuve la oportunidad de viajar al continente europeo... definitivamente, saber otras lenguas me ha abierto muchas puertas. Motivado por mi gusto por la música árabe, quise aprender este idioma, pero la gran dificultad de su alfabeto y la nula probabilidad de aprenderlo/practicarlo en mi ciudad (fuera de los métodos autodidactas) me rindieron. Más adelante compré un curso de alemán e intenté aprenderlo, pero definitivamente no llamó mi atención. Mi última incursión en lenguas extranjeras fue el idioma coreano, hará unos seis años. Me gustó mucho la simplicidad de su alfabeto, con menos letras incluso que el castellano, pero aunque compré varios métodos muy buenos en un viaje a California, mi interés pronto decayó. Ahora, sin embargo, estoy apasionado con el idioma chino. Ardo en deseos de poder entablar una conversación fluida, por breve que fuera. Me seduce la musicalidad de sus tonos, y me reta el tener que aprender sus caracteres. ¿Quién dijo que chango viejo no aprende maroma? Con objeto de acelerar el aprendizaje escucho canciones chinas, noticieros, veo telenovelas chinas cuando puedo, leo artículos y libros sobre la historia de este país, en fin, me empapo hasta donde puedo de mandarín. Inclusive, estoy leyendo el apasionante libro "Cisnes Salvajes, Tres Hijas de China", de Jung Chang. Platico con los dueños de los restaurantes chinos que visito, y me he comprado varios artículos en las tiendas que venden mercancías de este país, tales como unas preciosas cucharas de cerámica especiales para comer la sopa wonton (hun tun). Tanto interés por el chino... ¿será que en alguna otra vida fui chino? He leído opiniones médicas que indican que aprender idiomas es un buen recurso, entre otros, para evitar que el cerebro se atrofie y sobrevenga el catastrófico Alzheimer, de modo que esto es un atractivo más para continuar mi aprendizaje de chino. Otro motivo es que tengo el sueño de visitar este país asiático en 2014, el año del caballo, y quisiera ser capaz de entender y sostener conversaciones básicas cuando menos.

3 comentarios:

  1. Son chinaderas esas jujujuju.

    Yo soy bueno con la lengua, con languas no tanto, aunque haciendo una anotación al título de tú post si me ha tocado el espirítu santo en el sentido de que cuando he necesitado hablar con gente de otros lares lo logró, mis limitadas nociones en lenguas romances e ingles me han sido de mucha ayuda en momentos clave.

    Sera ciuestión de que acometas el idioma con entusiasmo, además supongo habrá literatura tibetana y esas cosas que tanto te gusta y me gusta que te gusten.

    Besos cariño.

    ResponderEliminar
  2. Mis respetos, me imagino que es genial comprender y entender yo muy apenitas el Ingles.

    ResponderEliminar
  3. concuerdo con NN, yo si entiendo el ingles cuando lo leo, pero soy malo en la pronunciacion, y no se diga otra lengua, muy apenas me hago entender en español, jajajajaja.

    saludos compadre....

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts