martes, junio 12, 2012

Veinte Años Después

Esta tarde, por azares del destino caminé frente a las nuevas casas que están construyendo a espaldas de la calle donde vivo. No quise perder la oportunidad de tomar la foto del recuerdo. Y mientras preparaba el objetivo, empecé a hacer remembranzas y fue inevitable sentir la nostalgia de aquellos años, cuando era un joven adulto y me vine a vivir a esta casa en los suburbios, mi casa propia. Cómo no recordar esas primeras noches, en soledad; casi no dormía pensando que la barda trasera estaba muy baja y atrás de mi casa no había más que terreno deshabitado hasta donde alcanzaba la vista. Me imaginaba que alguien trepaba fácilmente por la barda y conseguía meterse a mi propiedad, así que dormía con un cuchillo bajo la almohada. Ahora me da risa, pero en ese entonces era presa del miedo. Siempre me preguntaba hasta cuándo construirían más casas en la parte de atrás. Por fin, hará unos tres años empezaron a acondicionar el terreno para construir, pero a los pocos meses suspendieron las obras. Y hace exactamente dos años, cuando azotó estas tierras el huracán Alex, la fuerza de las aguas que bajaban de los cerros arrasó la calle de tierra que habían alcanzado a construir, y por escasos centímetros derriba la barda trasera de mi casa. Tuvieron que pasar veinte años para que por fin, casi de un día para otro, una hilera de casas está ya casi lista para recibir a sus nuevos moradores, mis vecinos. Decir veinte años es fácil. Para algunos es toda una vida. Para mí, son muchas vidas: tantas experiencias, tantos cambios. Hoy no soy el mismo que ayer. Hay tantas cosas que pudiera decir, pero no me alcanzaría el espacio. Basta decir que en ese entonces era un hombre joven que empezaba a madurar y hoy soy un hombre maduro que empieza... a madurar más. ¡Ay! Que veinte años no es nada.

2 comentarios:

  1. Esta en santa catarina ? me parece reconocer esas montañas, saludos ¡

    ResponderEliminar
  2. la verdad me han dado ganas de tener esa experecia compadre, irme a vivir solo, pero en mi caso particular, no puedo, me siento como en el siglo 18 cuando la mujer mayor tenia la obligacion de quedarse soltera para cuidar sus padres, no se si este mal o bien, pero lamentablemente mis hermanos ayudan muy poco, y diablos!!! no se porque me tome yo esa resposabilidad siendo yo el menor de 4.


    saludos compadre...

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts