lunes, junio 18, 2012

Te He Buscado

Te he buscado. En mis recuerdos. En mi duermevela. En el grupo de personas que esperan el camión. En las tiendas que visitamos. En las calles por las que caminamos, especialmente esa llena de comercios y de gente donde sé que te gustaba mucho estar. En la fila del cine. En todos los rincones de mi casa. En la almohada que abrazabas. En la escuela a la que ibas. En tus antiguos trabajos. En alguien que va caminando y se parece vagamente a ti. En tus fotos. En los alrededores de mi oficina. En los ojos de mi perro. En la clínica donde te curaron. En la casa de mi amigo. En el restaurante donde cenamos la última vez. En la sala de espera donde me sorprendió encontrarte cuando salí de mi consulta. En la estación del Metro donde tantos viernes nos encontramos. En el camión que nos trajo a la casa. En el parque. En el puesto de hamburguesas. En el tianguis. En el silencio de la noche. En mis lágrimas. Te he buscado, pensando que en cualquier momento te miraré sonreír. Cuántas veces, en mi soledad, pronuncio tu nombre, así como te llamaba tu hermano cuando era un niño que apenas empezaba a hablar; a veces bajito, a veces fuerte, siempre con una leve esperanza de que me responderás. Aunque insisto en buscarte, aunque susurro tu nombre, no te encuentro, ni me respondes, porque ya no estás aquí. Sé que me esperaste un tiempo, pero luego decidiste partir, y quién sabe cuándo volverás esta vez. Quién sabe si volverás. Me he consolado repasando tantos bellos recuerdos del camino que transitamos. Pero desafortunadamente, también he sufrido pensando en lo distante que fui en los últimos tiempos, en todos los abrazos que necesitabas y que no te di, en la manera tan abrupta en que me alejé de ti. Me he vuelto loco queriendo regresar el tiempo y corregir todos esos errores. Pero no es posible. Hace un año te fuiste nuevamente a probar suerte en otro país. Me sorprendí cuando unos días antes me comunicaste tu decisión de irte otra vez, si antes te habían tratado tan mal, pero no hice nada por disuadirte. Ese día te despedí intentando controlar mi llanto, y tú me dijiste que no me avergonzara de llorar. Te vi abordar el autobús y me quedé un rato viendo como te alejabas. Luego entré a una tienda, todavía llorando, pues algo en mi interior me decía que ya no te estaría esperando cuando regresaras. Mucho tiempo había esperado a que crecieras, a que creyeras en ti, a que dejaras atrás el dolor de tu pérdida y decidieras hacerle frente a la vida. Te ayudé de varias formas, pero creo que no fue suficiente, o mejor dicho, no era tu tiempo, necesitabas más tiempo. Y con el tiempo, yo empecé a sentir la angustia de que se me acababa el tiempo y que no podía esperar más. Así que ya no te esperé. No sé si hice bien. No sé si hice mal. Pero sé que eso ya no se puede deshacer. Dices que sigues siendo el mismo, pero no es así. Ya no tienes miedo. Ya has afrontado tú solo una serie de dificultades, en tierra ajena y alejado de tus seres queridos. Ya tienes el empleo que tanto deseabas, donde puedes ejercitar tu pasión y tu talento. Eres responsable de tener y mantener un lugar donde vivir. ¡Ya tienes un auto! ¿Te acuerdas cuando todo eso te parecía imposible de alcanzar? Te dije que lo lograrías. Sólo necesitabas, como todos los pollitos, picotear para abrir el cascarón. Ya no te buscaré. Ya sé dónde estás y ya sé que estás bien, ya sé que nadie te derribará, pues eres fuerte y valiente. Ya sé que el pasado ya se fue y no volverá. Ahora debo regresar al presente, del que insensatamente me he olvidado. Me ocuparé de resolver mi vida y te deseo que siempre estés muy bien. No sé cuándo nos volvamos a ver, o si algún día nos volvamos a ver. El futuro aún no existe. Pero en este presente, te mando un abrazo muy fuerte fuerte, siempre estarás en mi corazón y en mis recuerdos.

4 comentarios:

  1. Querido Diego te escribe Quiela...

    Me recordo este post ese libro, que si puedes leerlo te gustará.

    Te mando, besos, abrazos y toda la luz.

    todo se va, todo vuelve.

    ResponderEliminar
  2. compadre, apenas me entero de que ya regreso a escribir, ya vi que ha publicado varios post, al rato que regrese los leere todos, dejeme ir aun mandado, solo queria decirle que me da un enorme gusto que regrese, ya se le estrañaba por aca, snif....

    ResponderEliminar
  3. Amigo, estas son las mas bellas palabras que una persona puede recibir, esa amarga aceptacion de la nececidad de su compañia, pero a la vez la alegria de que esa persona esta bien... que bellas palabras....

    ResponderEliminar
  4. Tristes tus palabras Tocayito, admiro la manera en que abres las manos para dejar ir.

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts