sábado, mayo 11, 2013

¿Indeciso Yo? No Creo, Bueno, ¿Será posible? Quizá..

Yo, que siempre fui muy seguro de mí mismo, tengo unos pocos meses que he estado muy indeciso para diversas cuestiones, particularmente las que tienen relación con el dinero, o bien que implican decisiones importantes. Ciertamente, mirando en retrospectiva, aunque me parece que hubiera estado estancado todo este tiempo sin llegar a tomar alguna decisión, esto no es así. En particular, he tomado decisiones encaminadas a vivir un estilo de vida más sano, y las he cumplido. Sin embargo, creo que hay dos cuestiones que me traen muy pensativo, de pronto creo haber llegado a una decisión, luego la cambio, luego siempre sí, después siempre no, etc. Una de ellas es que ya me decidí a vender mi automóvil, ya no me gusta ni me satisface, además de que quiero deshacerme de él porque de alguna manera me trae recuerdos de situaciones muy desagradables, como un asalto a mano armada que sufrimos Rodolfo y yo, además de choques, pérdidas de llaves, etc. Bien, pues eso ya está decidido, incluso ya está anunciado a la venta. Pero, en cuanto a mi siguiente auto, no puedo llegar a decidirme. Desde hace mucho me gusta el Tiida, y quisiera comprar uno de modelo reciente. Sin embargo, veo que están muy cotizados, y no podría comprarlo de contado, tendría que comprarlo a crédito. Y los créditos en general no me gustan. Y la situación económica de la empresa nuevamente está delicada, igual que hace un año y medio, que estaba a punto de comprar un carro. Y, si como me instruyó la coach del dinero, ¿me aviento y compro el carro a crédito, sin pensar demasiado en las cosas malas que pudieran suceder? Quizá... Por otro lado, otro auto que me gusta mucho es el Aveo, y justamente un amigo me ofrece uno que está vendiendo su cuñada. Ventajas: el color rojo que siempre he querido, poco kilometraje, un precio que puedo pagar sin meterme en deudas ni créditos. Desventajas, no tan reciente, modelo austero, no es automático (amo los carros automáticos). Es tentador. Se me ocurre que podría comprar este auto, y empezar inmediatamente a hacer un fondo para comprar el siguiente, de modelo más reciente, en un corto plazo. Bueno, pero lo primero es lo primero, hay que vender el auto que tengo ahora y juntar la lana. La otra decisión que pasa por mi mente es: irme a vivir a Mérida. Yo, que siempre he vivido en Monterrey, y que nunca me ha atraído la idea de irme a vivir a otro lugar, ni siquiera a Estados Unidos. Pero hace poco estuve por allá y me gustó de verdad, pensé en pasar la segunda parte de mi vida en una ciudad más tranquila, cerca del mar, alejado del ritmo vertiginoso y violento de esta urbe en la que actualmente resido. Verdaderamente, cómo me gustaría ser valiente, tener fe, no pensar en tantas complicaciones, mandar todo al diablo y largarme para allá. Pero creo que cuando uno tiene 47 años forzosamente piensa más las cosas, no es lo mismo que cuando tenía 20. ¿Rentar o vender mi casa actual? ¿Dejarla así, a ver qué pasa? Ir consiguiendo un empleo allá. Hacerme de amistades que me brinden su apoyo allá. Reforzar mi negocio de traducción, buscarme más clientes, es lo más viable. Pero no se me ocurre muy bien cómo. Esta es la clave del asunto: tengo muchas, muchas ganas de irme a vivir allá, pero tengo mucho miedo de quedarme sin ingresos. Como dije antes, la cuestión de dinero despierta muchas implicaciones sicológicas que mi analista y yo no hemos terminado de comprender, conocer y analizar. Pienso mucho en mi mamá, mi adorada mamá, me doy cuenta de que está en la etapa final de su vida, y me siento mal al pensar en que no estaré cerca de ella. Sin embargo, también pienso en que yo debo ser pleno y feliz. Si me voy, veré la manera de ganar mucho dinero para poder venir a verla con mucha frecuencia. Otra vez, el factor dinero. En fin, ya lo expresé en este que es mi espacio, mi blog-análisis. Lo que será, será. Y si bien algunas veces tardo en decidirme, finalmente decido, pues no hay de otra. Constantemente estamos tomando decisiones, todos los días, en todo momento. Así que el momento de decidir, llegará. Por lo pronto, es una tarde nublada, saldré a tratar de determinar cuánto falta para que caiga la lluvia, y mientras tanto me iré a pasear en bicicleta.

2 comentarios:

  1. Huy cari pues yo tmb soy indeciso, pero cuando quieres algo las cosas se resuelven durante el proceso, puedes fracasar es una opción pero también se puede volver a empezar, de eso platicaba con Pancho el otro día de su capacidad de cambiar de aires, un amiguito mío se acaba de ir a Playa del Carmen a Vivir y en un par de meses ya tien chamba es DJ en un lugar y dice que leesta yendo bomba.

    Tu tienes todo para sobresalir y estar bien donde sea, tu caracter y tu fuerza y diciplina así lo manifiesta

    De coches... a mi no me gusta manejar.

    ResponderEliminar
  2. Avientese, si asi lo sientes adelante! Yo tambien una vez le comente al Pancho que le admiraba eso que el consideraba defecto, el ser impulsivo, y a mi me fascina ese defecto para intentar cosas nuevas.
    Cual sea la decision, que sea la que te haga feliz.
    Saludos K.S.

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts