lunes, junio 10, 2013

Puros Dieces

Hace rato fui a una Farmacia Guadalajara, pues me dijeron que probablemente ahí encontraría un refreso Diet Rite, tan difíciles de conseguir. Pues no lo encontré y me tuve que conformar con un Dr. Pepper Light. Me dirigí a la caja, pero no había nadie que la atendiera; un matrimonio joven esperaba frente al mostrador vacío.
En estas peculiares farmacias venden hasta carne. Voltée hacia una esquina y una mujer joven despachaba jamón o carne molida a unas parroquianas. No tenía prisa, así que me dispuse a esperar. A los pocos minutos llegó la cajera-carnicera-farmacéutica y empezó a cobrar. Yo ya iba de salida cuando noté que me faltaba un peso. Sí, un peso. Ya sé que un peso es muy poco dinero, pero es dinero al fin de cuentas.
Así que me regresé y le dije, sonriente: "Oye, me parece que me faltó un peso de cambio". Me dijo con algo de brusquedad que la esperara; estaba atendiendo a otra persona. Hice caso omiso de su brusquedad y me dispuse a esperar, al fin que hoy andaba con algo más de paciencia que de ordinario. Pocos segundos después se puso a hacer cuentas, determinó que sí me debía un peso, abrió el cajón de la billetiza, pero aparentemente cambió de opinión y de debajo de ese cajón sacó un puñado de monedas de 10 centavos. Contó 10 y me las dio (las monedas).
No hice ningún comentario y me salí. Me di cuenta de que muy seguramente se encontraba estresada, demasiado ocupada, y esa era su forma de expresarlo. Posiblemente alguien no fue a trabajar esa tarde y se le acumuló el trabajo. En fin. Me dio pena la pobre mujer y fue por ello que no hice el menor comentario. Después de todo, debo agradecerle que me dio la oportunidad de practicar la paciencia.
Y algo más. A resultas de la lectura del libro "Los Cinco Secretos que Debes Conocer Antes de Morir", he decidido que el secreto que más me gusta es "Sé Amor"; así que planeo practicar bastante, dominar mi impaciencia, mi intolerancia y mi mal genio, y empezar a ser amable, compasivo y benévolo conmigo mismo, con mis seres cercanos y con toda persona con la que interactúe.
Esa es mi intención. No sé cuánto tiempo me lleve, o si lo logre, pero al menos, esa es mi intención.

2 comentarios:

  1. suerte en ello!!! tambien planeo trabajar mi paciencia jej, aqui se requiere de muchaaa. jeje

    saludos

    ResponderEliminar
  2. hoy (miercoles) invite a comer a mi madre a la taqueria la Mexicana, y si, la cola estaba larguisima, y si, llegue y pague y eran 99 pesos con 50 centavos, pague con un billete de a 100 y con una moneda a de a 5 pesos, no espere los 4.50 de cambio, y yo los tome como una "propina" para la chava, despues de comer los 28 tacos (5 pra mi mamá, y el resto para mi), llego la chava y me dio los 4.50 de feria, se los regrese y aparte le ofrecí un billetea de a 20 pesos, de cualquier manera, no me quiso tomar los 24.50 de propina, y en una economia como la de monterrey donde ya le ofrecierón las llaves de la ciudad a Criosto, pos esta cabron.....

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts