lunes, septiembre 09, 2013

Terribilis Est Locus Iste Hic Domus Dei Est Et Porta Coeli

En medio de una fuerte lluvia como hace mucho no se disfrutaba en Monterrey, mis andares me llevaron el viernes pasado a dos lugares muy tradicionales de esta ciudad. El primero es el Mercado Juárez, que se encuentra precisamente en pleno corazón de la urbe, pues el cruce de Benito Juárez y Aramberri la divide en norte, sur, oriente y poniente.
No es un mercado muy bonito, pero sí muy tradicional. Pocas veces lo frecuento, pero en esta ocasión acudí a recoger unos anteojos en una óptica que se encuentra en una de sus esquinas. Aproveché para tomar una fotografía del cruce antes mencionado.
Posteriormente me dirigí a las cercanías de la antigua iglesia Cristo Rey. Muy a tono con la lluvia, me encontraba con el ánimo un poco decaído, pues en mi más reciente sesión de análisis me hice consciente de ciertos aspectos de mi personalidad que pocas personas conocen, porque son como el polvo que uno barre y oculta debajo de la alfombra: todo parece muy limpio, pero el polvo está ahí.
Tengo un vivo deseo de sacar ese polvo que se ha ido acumulando desde hace mucho tiempo debajo de la alfombra, pues ahora veo cuánto afecta mis relaciones interpersonales, especialmente las de pareja, pues este polvo está compuesto por egoísmo, abuso, intolerancia y sobre todo, incapacidad de aceptar a los demás tal como son.
De modo que entré a esta iglesia, construida en los años 30, y cobijado por esa atmósfera de paz y recogimiento, me puse a orar por unos momentos. Al salir, observé la siguiente inscripción en la fachada de la misma: "Terribilis Est Locus Iste Hic Domus Dei Est Et Porta Coeli". Copié la frase, intrigado, y apenas hace un rato me puse a investigar y resulta que traducida es: "Cuán terrible es este lugar. No es otra cosa que casa de Dios, y puerta del cielo" (Génesis 28:17).
 Esta iglesia tiene mucha historia... quizá después pueda escribir sobre mis recuerdos.
Al salir se me antojó mucho darme el gusto de comer pan con café... así que pensé dónde podría encontrar cerca un café o restaurante, como el restaurante del hotel Fastos, o bien un Vip's o Sanborn's, muy limpios, asépticos e impersonales.
Pero afortunadamente mis ojos repararon en Los Callitos, un cafecito que se encuentra exactamente enfrente de la iglesia; un café de esos antiguos, que ya casi no hay, así que crucé la calle y en unos segundos ya me estaba acomodando frente a la barra, que abarca todo el restaurante, pues no hay mesas.
Inmediatamente me sirvieron un humeante café, preparado en una de esas cafeteras antiquísimas, que no dejan de gotear y por eso le tienen que poner unas ollas a los lados para que no se derrame el café. Quizá ya no hay refacciones para repararlas. Pedí un pan, y mientras lo saboreaba, me puse o observar a la gente que esperaba el camión en la acera, las viejas paredes del restaurante, las cajas de huevos para preparar los almuerzos, las licuadoras de brillante acero para preparar licuados.
Me agradó mucho la radio colocada sobre una mesa, cuya música lograba dar una ambientación muy acogedora al lugar, como si los parroquianos formáramos parte de una familia.
De pronto me di cuenta qué fácil sería entablar una plática con los demás: el hombre que comía unos chilaquiles a mi lado, la señora que entró a resguardarse de la lluvia y apurar un café, la mujer joven que pidió café instantáneo y preguntó si no había llegado su hermana. "Los viernes llega más tarde", fue la respuesta. Se nota que la clientela es fiel al lugar.
Era justo lo que necesitaba: un buen café con pan, en un lugar cálido y familiar. Tal vez regrese.

6 comentarios:

  1. La traducción correcta es: Respeta este lugar, es la casa de Dios y la puerta al cielo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la aportación y por pasar a leer...

      Eliminar
  2. Traducir "Terribilis est locus iste" como "Respeta este lugar" son ganas de incordiar. La misma Biblia lo traduce como "Este lugar es terrible".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bienvenido el comentario, José Ramón; en lo personal soy un ignorante absoluto del latín y desconozco su traducción precisa.

      Eliminar
  3. La traducción me esta dando un poco de problema, pero el post está muy bien logrado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la visita, Fernando, recibe un cordial saludo.

      Eliminar

Share Your Thoughts