miércoles, junio 14, 2017

Harto del Calor

Toda mi vida he habitado en esta calurosa ciudad de Monterrey, pero en años recientes siento que hace cada vez más calor, y no sé si tenga que ver con el calentamiento global o si algo ha cambiado en mi cuerpo con el paso del tiempo, pero ya me es casi intolerable.
Durante poco más de 20 años viví en el municipio de Santa Catarina, al poniente de la zona metropolitana, y ciertamente puedo decir que es un poquito menos caluroso; principalmente porque todo el tiempo está soplando el viento y eso ayuda a mitigar el calor, de verdad cuánto extraño esos vientos.
Pero hace dos años vine a vivir otra vez a Monterrey, y renté una casa de la que casi salí huyendo por el calor y por ciertas otras incomodidades. Encontré una más amplia y mucho más bonita, en un segundo piso, que es donde vivo actualmente y en general he estado viviendo muy a gusto.
Sin embargo, en esta temporada de intenso calor en Monterrey, esta vivienda recibe directamente los rayos del señor sol durante todo el día, y como se imaginarán se calienta como un horno gigantesco.
Afortunamente la recámara cuenta con un aparato de aire acondicionado y por las noches puedo dormir cómodamente, pero en las demás áreas de la casa el calor es asfixiante y hace que sea muy incómodo cocinar o simplemente sentarse en la sala a ver TV. Hay que tener un ventilador apuntando directamente a la cara, pero llega un momento en que lo único que hace es arrojar aire caliente.
Así que aquí estoy, escribiendo en calzones y sin camisa, porque empiezo a sudar y eso me hace sentir sumamente incómodo. Me gustaría estar como Chucho, acostado plácidamente en el piso, la parte más fresca de la casa.
Estoy consciente de que esta ola de calor afecta a todos los habitantes de Monterrey; no soy el único que lo sufre, y de hecho a veces pienso que hay muchas, muchas personas que tienen que aguantarlo sin contar siquiera con un ventilador. Esta ciudad tiene un clima extremoso y en tiempo de calor es un infierno, pero quizá lo sea más porque hay tantas construcciones de concreto que absorben el calor, tantas calles pavimentadas y tan pocos árboles.
Yo amo los árboles y las plantas, y si tuviera un poco de tierra ya lo habría llenado de vegetación. Pero vivo en un segundo piso, con una terraza que en el día se calienta como un gigantesco comal, pero afortunadamente en la noche es muy fresca. Aquí no se pueden plantar árboles... pero cuando menos la llenaré de plantas; ya tengo una buena cantidad, incluso una enredadera que, si crece bien, pronto formará un techo verde que me dé sombra.


4 comentarios:

  1. Estoy ahora en la Ciudad de México, pero leo que en Ohio donde vivo han sufrido varios días de temperaturas de más 90 grados Fahrenheit (32 Celsio). Y además hay mucha más humedad en Ohio. Así el calor es más insoportable. No tengo duda de que está cambiando el clima. En Ohio no es normal que haga tanto calor hasta julio o agosto.
    Keep cool, Tino!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Bill, definitivamente está cambiando. Guadalajara, Ciudad de México y Saltillo siempre han sido ciudades más frescas, pero últimamente también han registrado altas temperaturas. Y eso que me cuentas de Ohio... se adelantó el calor. Lo bueno es que ahora el mundo está más consciente de que hemos afectado al ambiente, y muchos países están investigando maneras para tratar de resarcir el daño. Ya se ven más carros eléctricos, por ejemplo. Es un buen inicio. ¡Disfruta la Ciudad de los Palacios!

      Eliminar
  2. Mi papá jura y perjura que pintando las paredes de blanco (o con cal) se reduce el calor. Lo intentamos en mi cuarto y yo digo que nunca funcionó.
    La solución que propones es muy buena: crea sombra usando plantas.
    Otra idea es usar las pantallas de aluminio (como las que se ponen en los parabrisas) para que reflejen la luz del sol hacia arriba.
    A ver si te sirven las ideas. Si no, ya de plano recurre al nudismo (jajajaja)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena idea la del nudismo, jajajaja. También he escuchado mucho que pintar las paredes o los techos de blanco ayuda a reducir el calor, pero esto es mínimo. Hace días vino un técnico a reparar el aparato de aire acondicionado, y como iba a subir al techo le pedí que lo revisara. Me dijo que la impermeabilización (que mandó instalar la dueña de la casa) es excelente para que no entre la humedad, pero que no sirve en absoluto para repeler el calor... ni hablar... normalmente no soy tan quejumbroso pero, como dicen, la cosa está que arde. Espero que tú estés en un clima mucho más agradable, saludos.

      Eliminar

Share Your Thoughts