miércoles, agosto 07, 2013

El Llanero Solitario: Muy Tonto; Los Ilusionistas: Muy Astutos

Hace buen tiempo que no iba al cine, principalmente por falta de tiempo, pero más que nada porque no me da la gana ir a ver las películas de caricaturas o fantasiosas que han estado poniendo últimamente, aprovechando que es verano y los niños están de vacaciones: “Monsters University”, “Mi Villano Favorito”, Los Pitufos, Titanes del Pacífico, Turbo, Wolverine… sé que muchos adultos (principalmente papás) disfrutan este tipo de cintas, yo no.
A mí me gustan preponderantemente las películas en las que aparecen personajes de carne y hueso, que se desenvuelven en situaciones de la vida real y en escenarios reales y en épocas no tan lejanas, aunque también puedo disfrutar películas de ficción pero que se desarrollan en ambientes que de alguna manera pudieran llegar a ser “reales”, o casi… no entiendo muy bien por qué, pero dicen que en gustos se rompen géneros… Robocop, La Guerra de las Galaxias, Hombres de Negro son cintas que he gozado mucho.
El caso es que las películas de caricaturas o para niños de plano no me gustan. Vi la primera de Harry Potter, pero no deseo ver ninguna de las demás películas de la saga. La única vez que me he quedado profundamente dormido en un cine fue cuando fui a ver la primera de El Señor de los Anillos. Jamás le entendí ni me involucré con ella.
El domingo pasado junto con Rodolfo fui a ver El Llanero Solitario y me gustó mucho, de verdad me pareció muy entretenida, y eso que había leído comentarios muy desfavorables. Ciertamente no es una joya cinematográfica, y dista mucho de parecerse a los episodios que veía de pequeño en la televisión.
No fue totalmente de mi agrado la actitud burlona y arrogante de Toro (como bien dice mi amigo Héctor: “en todas sus películas, Johnny Depp hace el mismo personaje: Johnny Depp”); ni tampoco me pareció que el director o guionista hiciera parecer al Llanero Solitario como un tipo miedoso, ingenuo, distraído y en ciertos momentos estúpido.
No obstante, me divertí como niño cuando la película fue agarrando “momentum” y empezaron los balazos, las flechas de los indios, las persecuciones a todo galope a lomos del hermoso caballo Silver, los puentes dinamitados, pero sobre todo, ¡el tren! Qué descarga de adrenalina al seguir la lucha entre héroes y villanos, corriendo por los techos de los vagones en movimiento, o al ver que el tren se aproxima al precipicio, el cambio de vías en el último segundo, gracias al cual los “buenos” se salvan y los “malos”… bueno, no diré qué les pasa a los malos por si algún lector no la ha visto. Me gustó mucho. Tanto que quiero comprarme un sombrero y un antifaz como los que usa El Llanero Solitario.
No esperaba regresar tan pronto al cine, pero como el martes no fui a trabajar, me reuní con Héctor para comer, y en el transcurso de la comida sugirió que más tarde fuéramos a ver una película. Bueno, pues después de realizar varias actividades de su negocio nos dirigimos a un cine, sin tener idea de las películas que estaban proyectando, y elegimos la que estuviera a punto de comenzar.
Esta resultó ser “Los Ilusionistas”, así que en pocos minutos ocupé mi asiento sin tener la menor idea de qué se trataría… y vaya sorpresa. Comprensiblemente no diré mucho de la trama, pero de verdad, cómo disfruté la cinta, es de ese tipo de películas que hace mucho no veía, en las que no te puedes dar el lujo de separar los ojos de la pantalla, mucho menos ponerte a platicar o ir al baño, porque la acción es tan vertiginosa que si te descuidas un solo segundo no podrás entender lo que está pasando.
Sin ser tampoco una película digna de un Oscar, es sumamente entretenida y cuenta con las magníficas actuaciones de los actorazos Michael Caine y Morgan Freeman, además de los actores principales, el cuarteto de ilusionistas, a quienes, lo siento mucho, pero no conozco... ¿será que estaré envejeciendo? Esa es otra historia…
Como dije antes, fue una magnífica sorpresa, pues de verdad no esperaba que me atrapara la película y que me mantuviera todo el tiempo casi hipnotizado con los trucos de ilusionismo, tratando de pensar velozmente para intentar adelantarme a la trama y no caer en la trampa, descubrir el enigma, desenmascarar los trucos, pero eso lo hace magistralmente el personaje de Freeman.
Qué bueno que tuve la oportunidad de ver estas dos cintas, porque con ellas he vuelto a creer y disfrutar el cine. Ya pronto terminarán las vacaciones de verano y con ellas toda esa invasión de historietas infantiles a todo color, personajes de animación por computadora y voces chillonas... aunque estoy seguro de que regresarán para Navidad.

1 comentario:

  1. En cuestiones de cine si que somos opuestos. AMO las pelis fantasiosas jajajja pero veo de todo menos románticas jejé , tengo muchas ganas de ver los ilusionistas!!!! Espero ir pronto jejé
    Besos

    ResponderEliminar

Share Your Thoughts